Críticas

“Fugas”, de James Rhodes.

Ana Belén Martínez analiza la novedad editorial de Blackie Books.

Ana Belén Martínez

Son las cuatro de la madrugada. James despierta, mojado en sudor, sobre la cama de un hotel. Sus latidos parecen golpes de una batería. Una voz, la suya, lo martillea con insultos. «La  voz suena tan fuerte que acaba de convencerme de que soy un fraude».

James Rhodes (Londres, 1975), el que despierta sobre la cama de un hotel, afirma que la música le salvó la vida. A los veintiocho años, con una infancia marcada por los abusos sexuales de su entrenador de boxeo, problemas psiquiátricos y una década sin tocar el piano, deja su trabajo fijo y decide perseguir su sueño infantil: ser concertista de piano.

Conocimos a Rhodes por la autobiografía Instrumental: Memorias de música, medicina y locura (Blackie Books, 2015), en la que relata su experiencia traumática y defiende el poder sanador de la música «como respuesta a todo aquello que no la tiene». El libro, del que se va a rodar una película, vendió más de 100.000 ejemplares en España. En 2016, publica Toca el piano (Blackie Books), libro en el que propone interpretar un preludio de Bach a cualquier persona, incluso sin conocimientos musicales, practicando 45 minutos al día durante seis semanas. Este año repite con la editorial Blackie Books publicando un diario: Fugas o la ansiedad de estar vivo, en el que narra cinco meses de su vida durante una gira de conciertos por España, Alemania y Reino Unido.

Fugas o la ansiedad de estar vivo es su libro más íntimo. Rhodes se desnuda para contarnos no quién es, como hiciera en Instrumental, sino cómo se siente. Escribe acerca de la lucha diaria que mantiene con sus demonios, sus permanentes conflictos afectivos, su desconfianza frente a todos (amores, amistades…), el síndrome del impostor que padece, sus manías y, de nuevo, la música. «Durante algo más de treinta y cinco años, prácticamente todos los minutos de todos los días, mi cabeza me ha asegurado, de formas variopintas, imaginativas y extravagantes, que no sirvo para nada».

Cada capítulo de los ocho que componen el diario comienza con una serie de máximas positivas para darnos «qué pensar». Máximas que luego traduce a su modo desde la ironía y el humor. También comenta las obras que interpreta en sus conciertos con generosos datos biográficos de los compositores. Revela que es con Chopin con quien más afinidad siente. De Bach, le enrabieta su humildad y le asombra e inspira la valentía de no rendirse nunca pese a todas las catástrofes. «Fueron estos tíos (Bach, Beethoven, Schubert, Brahms, Rajmáninov y todos los demás) los que inventaron el mindfulness», señala. El amor por la música y su fuerza curativa es una tónica constante. La música nunca decepciona, ni siquiera la vida es capaz de estropearla, es «algo irreemplazable, que no me juzga, que no me replica ni me hace daño; se limita a estar, siempre a punto para obrar su magia».

James Rhodes se ha convertido en un renovador de la música clásica acercándola al gran público y defiende su importancia en la educación frente al olvido por parte de los gobiernos. Denuncia sin descanso el fracaso que supone que la gran mayoría de los niños que estudian en las escuelas públicas no tengan la oportunidad de aprender a tocar un instrumento. Asimismo, Rhodes ha reconducido su fama a promover el debate sobre los abusos infantiles, el suicidio y las enfermedades mentales.

Fugas o la ansiedad de estar vivo es una válvula de escape contra la locura y una declaración de amor al arte, a su belleza y a la música. Glenn Gould sostenía que la música debía ser un refugio frente al mundo. Rhodes encuentra ese refugio en el piano, un lugar seguro donde siempre se puede volver a empezar. «Siento que batallo contra el miedo desde hace una eternidad, y quizá ahora entiendo de veras que, en la realidad de ahora, no existe ninguna batalla. Si llegó a producirse la perdí. Y me alegro porque eso implica que se acabó, que ya no hace falta seguir peleando».


Fugas

Fugas
Autor: James Rhodes
Editorial: Blackie Books
Páginas: 288
Comprar

 

Sobre el autor

Ana Belén Martínez

Ana Belén Martínez

Ana Belén Martínez (Bullas, 1983) es periodista y documentalista. En 2017 finaliza el Máster de Escritura Creativa en Hotel Kafka. Compagina su trabajo de documentalista con su afición por la música, estudiando piano y con un proyecto de escritura.

Escribe tu comentario