Críticas

“A Virginia le gustaba Vita”, de Pilar Bellver.

Una original propuesta editada por Dos Bigotes que nos presenta la biografía de una historia de amor tan real como inventada.

Ángela Medina
Escrito por Ángela Medina

«Pero es que hablar de amor, a las escritoras, nos hace siempre quedar en ridículo; todas nos volvemos adolescentes a punto de escribir un poema si estamos al principio o una tragedia en cinco actos si estamos al final».

¿Habla Virginia Woolf o Pilar Bellver? Ese es el juego que la segunda autora nos propone: decidir si lo que es producto de su imaginación es más válido o ajustado a la realidad que lo que nosotros mismos podríamos elucubrar sobre una historia, esta historia, la de Virginia Woolf enamorada –y correspondida– de Vita Sackville-West.

Sabemos que Virginia y Vita se conocieron en el año 1922 –cuando ambas ya eran mujeres casadas y autoras publicada–, sabemos que –literalmente– a Virginia le gustaba Vita, y sabemos que se amaron. Testimonio de ello es una extensa documentación de la que sin duda Bellver se ha empapado antes de ponerse a fantasear sobre los actos que quedaron fuera de la palabra escrita.

Partiendo de algunas de las cartas que intercambiaron, la autora se aventura a meterse en la piel de cada una de las inglesas y obtiene como resultado una novela epistolar en la que llega a ser placentero perder momentáneamente la capacidad de distinguir entre la realidad y la ficción. El resultado es un ejercicio de empatía al que en algunos momentos dan ganas de eliminarle el pie de página y quedarse sin saber si lo que está escrito fue o nunca llegó a ser.

¿Y qué si sucedió o no así? Sin duda son muchos los escritores que enfocaron su correspondencia a su afán de inmortalidad, esperando que, de cuerpo ya presente, la humanidad entera accediera a sus momentos de intimidad, como espías que miran por una cerradura a pesar de tener la llave en la mano. Una correspondencia puede estar tan capada y maquillada como un libro de ficción. Y en el caso de Virginia Woolf no deberíamos esperar menos: si se contenía a la hora de escribir en sus diarios para que su esposo Leonard no se llevase impresiones, ¿por qué no iba a hacer lo mismo con las cartas que enviaba a Vita? Por eso el ejercicio de Bellver, que se haya atrevido a meter la mano ahí, resulta tan bello e interesante.

Se agradece la forma y se agradece el trabajo de estilo. Apartada del clásico libro que recopila un conjunto de cartas a las que nadie se ha atrevido a tocar más que para añadir notas al pie para posibles aclaraciones, y con una prosa que imita –y de manera muy aproximada– las voces de las autoras retratadas, esta novela es una rara especie que lo mismo sirve para informar que para desinformar.

Un libro basado en una historia de amor en el que todo es producto de la imaginación de las que escriben.


A Virginia le gustaba Vita

A Virginia le gustaba Vita
Autor: Pilar Bellver
Editorial: Dos Bigotes
Páginas: 245
Comprar

 

Sobre el autor

Ángela Medina

Ángela Medina

(Cádiz, 1981) es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, máster en Escritura Creativa y máster en Edición Profesional de Libros. Trabaja en varios proyectos relacionados con la creatividad: es copywriter online para diversas agencias y estudios de publicidad, profesora en Hotel Kafka, colaboradora en Ámbito Cultural y editora en 120 Pies. Es autora de las novelas Pañales y cerveza (Demipage, 2011) y En frío (Ediciones La Palma, 2015), y del libro 742 ideas para escribir (Kitsune Books, 2016).

Escribe tu comentario