Críticas

“Dasha”, de Ben Brooks.

Daniel Baudot
Escrito por Daniel Baudot

Existen textos cuya crítica es relativamente sencilla, aunque muchas veces poco certera: párrafos transparentes cuyo estilo es una prolongación de la mano del autor, intencionalidades manifiestas, recursos enfocados milimétricamente… Pero también existen otro tipo de textos, textos en los que por mucho que bucees o caves (cada cual con su metáfora) es extraordinariamente difícil adoptar la actitud crítica. Amasijos de letras cuya emotividad empaña las anteojeras literarias.

Este es el caso de Dasha, de Ben Brooks (Gloucestershire, 1992), autor fetiche de Blackie Books, donde también publicó Crezco, Hurra y Lolito. Este texto, inclasificable en cuanto a género, es una bolsa de balones medicinales diminutos cuyo contenido aparece desperdigado por el suelo del gimnasio. Puede dar la sensación de que cada frase es una salpicadura en la página, pero al final todas tienen peso.

Al mismo tiempo, el autor elabora un relato adolescente de la pérdida: Dasha se encuentra en la obra como la falta de luz en la noche. Es una ausencia que recorre el papel y amarra la voz narrativa, intentando arrastrarla hacia adelante tanto en el propio relato como en la psicología del personaje que se habla a sí mismo. Y en medio de esa soledad aparecen figurantes como pensamientos fugaces cuyas vidas se desbaratan.

Si existe un correlato es este: Misha intenta avanzar –conduciendo– pero el mundo está llegando a su fin, no hay futuro, no hay más que un horizonte al que no se puede llegar. No hay más que escribir un libro, uno en el que Dios es un cabronazo y el nihilismo la única exit: «Hago una lista. Las Listas son motivación para nihilistas. Lo llaman “tener una meta”. Lista Nihilista». «Los relojes son para gente que hace cosas», «Conducir es para la gente que tiene sitios a los que ir». Un espíritu inocente en un agujero embarrado.

Quizá lo más útil sea citar también una máxima que se repite en todo el libro: «Si nadie se mueve, nadie saldrá herido». Como en el terremoto más fuerte que te puedas imaginar.

El prólogo y el epílogo casi dotan de más valor al backstage de la obra que a su contenido: un libro que escribe un chaval adolescente que cada pocas semanas se pone en contacto con EL (único) editor. Bien lo dice Books: «Este libro es el origen de todas las cosas buenas que me han pasado en la vida».

Y puede que haya que leerlo como eso, como un origen. Como una introducción a lo que de verdad es Ben Brooks, una especie de himno al tiempo que encuentra un lugar en el mundo para cada cosa: por triste, buena, emotiva, alegre, sádica o divertida que sea. Incluso para Dasha.


Dasha

Dasha
Autor: Ben Brooks
Editorial: Blackie Books
Páginas: 176
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Daniel Baudot

Daniel Baudot

(Madrid, 1992). Estudió Filosofía en la UAM y un Máster en Escritura Creativa en Hotel Kafka. Se ha formado también en corrección y elaboración de informes de lectura. Ha publicado en antologías de concursos literarios tanto de microrrelato como de relato y su poesía ha aparecido en varios medios impresos y online.

Escribe tu comentario