Críticas

“Desaparecer en un solo de Coltrane”, de José Vidal Valicourt.

Eduardo de los Santos

Se cuenta que Miles Davis, padre del cool jazz, le dijo en una ocasión al pianista Keith Jarret: «¿Sabes por qué ya no toco baladas? Porque me gusta muchísimo tocar baladas». Algo así podría responder también José Vidal Valicourt (Palma de Mallorca, 1969) a quien le preguntara por qué no hizo de su último libro un poemario. Publicado en la colección de Narrativa de la editorial Pre-Textos con la colaboración del Institut d’Estudis Baleàrics, Desaparecer en un solo de Coltrane tiene una línea narrativa tan poética y sutil que puede parecen más bien una línea melódica, un poema único y cíclico como una de esas largas, infinitas improvisaciones del propio saxofonista.

Valicourt llama “modos” a los ochenta y cinco fragmentos que componen el libro, en referencia a las escalas modales del jazz. Reflexivos, líricos y habitados por personajes crepusculares, el más breve no llega a la media página, el más extenso ocupa cuatro, y los unos resuenan en los otros permitiendo distintas estrategias de lectura. De Mallorca a Creta, de Lisboa a París, Hiroshima o Sarajevo, algunos motivos se repiten y dan solidez al conjunto: la ciudad, el sexo, la luz, la imposibilidad de la escritura y del amor, y esa hambre de silencio y de soledad, sobre todo de esa soledad radical y melancólica de los intelectuales y los flâneurs. Son los estribillos de la canción, los patterns del tema.

También en los fragmentos se suceden y se cruzan los nombres de pintores (Pollock, De Chirico), cineastas (Lynch, Godard, Peckinpah, Tanner), escritores (Cheever, Nabokov, Graves, Artaud, Ballard, Camus, Modiano, Kafka, Pessoa, Cortázar, Panero), filósofos (Heidegger, Derrida, Deleuze), músicos (Charlie Parker, Serge Gainsbourg, Brian Wilson, Leonard Cohen, Tom Waits, John Coltrane), con la presencia constante de las figuras de Walter Benjamin y Maurice Blanchot. Todos ellos son referentes sentimentales del narrador, notas limpias en los meandros de la improvisación poética; nombres que al autor le sirven para evocar un estado de ánimo y montar la imagen de la ciudad posmoderna y de los “robinsones urbanos” (en palabras de Muñoz Molina, otro escritor del jazz) que la transitamos.

¿Y qué historia nos cuenta Valicourt con este material? Una historia abierta, periférica, apenas prefigurada (siempre solo prefigurada) de fragmento en fragmento. A veces se tiene la intuición de que se trata de la historia de amor hacia alguien que a la vez es la ciudad o la escritura o la belleza misma, una historia de desarraigo y huida en acordes menores. Otras veces creemos identificar al amante, al padre, pero todo se desvanece, todo desaparece. El narrador tal vez sea el propio Valicourt, o tal vez no, tampoco lo sabemos: es un límite más, su consistencia es la disolución de su identidad. En general, tiene mucho de lo que sería la Histoire de Melody Nelson escuchada por un filósofo beat que no sabe francés y que se va inventando la letra sobre la marcha durante un largo paseo por el barrio viejo de una ciudad vieja con mar ‒si la Historie de Melody Nelson fuera una balada de jazz‒. Esto intentaba ser un cumplido.

Y es que Desaparecer en un solo de Coltrane no tiene de jazz solo la referencia del título. El jazz exige un difícil equilibrio entre disciplina y desorden, tradición y originalidad, control y locura, técnica e instinto, que tiene mucho en común con la tensión creativa del poeta. Valicourt no solo ha escrito sus “modos” con esa actitud jazzística, sino que además ha conseguido despertarla en sus lectores. Por momentos, uno se abandona a la deriva del texto y lo lee como Coltrane quería que escucháramos su música: con el alma, no con las orejas.


Desaparecer en un solo de Coltrane

Desaparecer en un solo de Coltrane
Autor: José Vidal Valicourt
Editorial: Pre-Textos
Páginas: 216
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Eduardo de los Santos

Eduardo de los Santos

Eduardo de los Santos (Madrid, 1992) estudió filosofía y lengua y literatura españolas. Como escritor de relato, ha ganado algunos premios literarios y ha publicado sus obras en distintas antologías. También colabora con algunas revistas literarias. Además, suele ejercer de librero en Madrid.

Escribe tu comentario

Send this to a friend