Entrevistas

Entrevistamos a las autoras de “Diez relatos de mujeres”

Diez relatos de mujeres
Almudena Sánchez
Escrito por Almudena Sánchez

Una interesante charla sobre literatura y feminismo con las participantes en la antología “Diez relatos de mujeres”, publicada por la editorial Torremozas.

El ámbito literario es complicado. Es difícil acceder a él. Es un reto llegar a publicar (algo) en estos tiempos de crisis. Últimamente he visto cómo se anunciaban talleres para escritores de “supervivencia literaria” (Hotel Kafka) que enseñan a conseguir becas y ayudas para autores. Pero de lo que quería hablar es de mujeres, de su condición, de estereotipos, de literatura femenina (¿realmente existe eso?) y de etiquetas. De cómo nos sentimos las narradoras ante la crítica: ¿Te leen pensando que eres mujer o ya está superado? ¿Es necesario reivindicar la literatura escrita por mujeres?

La editorial Torremozas publica cada año un libro de relatos en el que incluye textos de mujeres. Les da voz. Lleva casi treinta años ofreciendo un hueco a escritoras en un mundo masculino. En este caso, quiero dar protagonismo al libro Diez relatos de mujeres, una antología en la que han participado Sonia Aldama Muñoz, María José Beltrán, Virginia Sánchez Lafuente, Laura García Villarejo, Claribel Aránega, Elisa Santos, Mercedes de Diego, Nuria Gómez de la Cal, Marta T. Pino y Lola Vivas. Entre todas, han confeccionado una antología más que notable, que destaca por la variedad de registros que encontramos (realistas, fantásticos, oníricos, simbólicos) y que se contempla como un árbol frondoso, repleto de detalles y sonidos.

Almudena Sánchez: ¿Cómo llegasteis a contactar con la editorial Torremozas? ¿Qué os parece su compromiso con la literatura escrita por mujeres?

Sonia Aldama indica que contactó con la editorial a través de otras autoras, al igual que Laura García Villarejo.

Lola Vivas cita a su amiga Tere Susmozas, autora de Terrestre océano (Torremozas, 2015): “Me animó a presentar un relato para la antología que realizan cada año. Envié Gordo. Y tuve la grandísima suerte de ser una de las diez seleccionadas”. Marta T. Pino llegó a Torremozas a través del premio Ana María Matute, al igual que Mercedes de Diego, que quedó finalista en el año 2014. María José Beltrán se comunicó con las editoras a través de su página web. Claribel Aránega, por su parte, contactó con Torremozas en la Feria del Libro del 2015: “Me acerqué a entregarles un libro de relatos que autoedité ese mismo año. Lo hice con muchas editoriales y Torremozas fue la única que, posteriormente, contactó conmigo para proponerme que presentara algún relato para Diez relatos de mujeres“.

En cuanto al compromiso que tiene la editorial con la literatura escrita por mujeres, todas ellas creen que una editorial como Torremozas es necesaria.

Mercedes de Diego reivindica más espacio para las mujeres en los ámbitos de la poesía y el relato: “Me interesó una convocatoria exclusiva para mujeres porque, aunque hay editoriales en el país que editan trabajos escritos por mujeres, no hay, que yo sepa, ninguna que se interese especialmente por el relato y la poesía”.Claribel Aránega piensa que se debería prestar más atención a las mujeres en el circuito literario: “No todas las editoriales escuchan a las escritoras que empiezan”. Laura Villarejo se centra más en la iniciativa que tiene la editorial de apoyar “voces nuevas”. Marta T. Pino es contundente en su respuesta: “Publicar es mucho más difícil si eres mujer”. María José Beltrán valora la especialidad de Torremozas (relato y poesía) y añade que también tiene una colección (El vaso de Berceo) que está dedicada a poetas como José Hierro o Bécquer. Sonia Aldama, sin embargo, tiene una opinión muy clara: “Cada año que pasa nos silencian, la misoginia en la literatura continúa presente exactamente igual que en cualquier otro oficio. La visibilidad de la mujer escritora es fundamental para frenar lo patriarcal”.

A.S.: En cierto modo, parece que una antología escrita por mujeres está pensada para un público exclusivamente femenino. ¿Qué opináis al respecto?

Lola Vivas no cree que sea exactamente así: “Es una antología que apoya la literatura escrita por mujeres, lo que no significa que se dirija exclusivamente a estas (…) De hecho, creo que yo misma no sería capaz de distinguir -si acaso no figurase el nombre del autor o autora- si los cuentos que recoge esta antología están escritos por hombres o mujeres”. Claribel Aránega resume su respuesta en una frase: “Mis relatos hablan de emociones globales que comparten hombres y mujeres”. Laura García Villarejo añade: “Lo importante es la calidad literaria. (…) No deberíamos estar relegadas a antologías únicamente de mujeres, pero a veces la discriminación positiva hace efecto”. Marta T. Pino se pregunta: “¿Qué es lo que caracteriza a la literatura “de mujeres” o “de hombres”, exactamente? ¿Hay alguna diferencia?”.Mercedes de Diego reconoce: “Hay una literatura escrita por mujeres que interesa mucho más a las mujeres que a los hombres. Creo que cuando ha predominado durante siglos la literatura escrita por hombres, ese nuevo punto de vista es muy bienvenido en el ámbito femenino”. Sonia Aldama responde desde su experiencia personal: “Procuro leer a todas las autoras que han significado en la literatura como Virginia Woolf, Clarice Lispector, Gloria Fuertes o Alejandra Pizarnik (y muchas otras más). Por supuesto leo a mis contemporáneas, a algunas amigas, pero también hay mujeres que escriben historias que no me interesan nada. Esos libros no los leo y tampoco los libros escritos por hombres que narran para su ombligo”.

A.S.: Esta antología recoge relatos. Sin embargo, a algunas de vosotras (María José Beltrán, Laura García Villarejo, Sonia Aldama Muñoz, Claribel Aránega, Mercedes de Diego) os he sentido bastante cerca de la prosa poética. ¿Cuál es vuestra relación con la poesía?

Laura García Villarejo confiesa que la poesía “es lo que me acerca a las emociones más íntimas”.Sonia Aldama se define como “poeta” y recalca: Lo que me interesa de un texto es que contenga cierto lirismo. (…) Mi relación con la poesía es vital, no puedo evitarlo, escribo poesía desde niña y leo poesía todos los días”. A diferencia de Sonia Aldama, María José Beltrán respeta mucho la poesía y se siente “próxima a la prosa poética, pero no tanto a la poesía. (…) No soy una gran lectora de poesía”, afirma. AMercedes de Diego le atrae “la prosa de la belleza, del detalle, de las imágenes precisas y de la magia que pueden llegar a conseguir las palabras cuando se utilizan con sutileza y acierto”.

A.S.: ¿Qué significa para vosotras la literatura? ¿Qué lugar ocupa en vuestras vidas?

Claribel Aránega no entiende su vida “sin leer ni escribir”, al igual que Sonia Aldama, que lo considera fundamental. Marta T. Pino advierte que la literatura forma “una parte muy importante en su vida. (…) No obstante, el mundo editorial en este país es un espacio cerrado al que sólo tienen acceso unos cuantos privilegiados”. Laura García Villarejo opina que “es una forma de vivir que no tiene nada que ver con una forma de ganarse la vida”. María José Beltrán cree que cuando escribe es donde es más “libre”: “Tengo la sensación de que, con mucho esfuerzo, le estoy extrayendo gotas a un jugo que es poderoso y revitaliza. Seguramente, soy más yo que en ningún otro sitio, aunque no esté escribiendo de mí”. Lola Vivas no distingue por separado los conceptos `literatura´ y `arte´, que para ella son inseparables: “El arte es mi modo de existir en el mundo y también una búsqueda imparable de la verdad en el sentido más estricto de la palabra”.

A.S.: ¿Cuáles son vuestras influencias literarias?

Tanto María José Beltrán como Sonia Aldama reconocen al escritor madrileño Eloy Tizón como una influencia importante y destacan su último libro Técnicas de iluminación (Páginas de Espuma, 2013). Además, Sonia Aldama añade otros autores contemporáneos a su lista, como el escritor argentino Marcelo Luján y su novela Subsuelo (Salto de Página, 2015) y cita a la gran poeta Wisława Szymborska.María José Beltrán se siente identificada con la escritora Ana Blandiana y con Miranda July y reconoce: “Ojalá me hayan influido, pues serían una muy buena influencia”. Mercedes de Diego cita a las escritoras Virginia Woolf, Doris Lessing y Patricia Highsmith. Por su parte, Claribel Aránega afirma: “Me gustan muchos los novelistas y cuentistas norteamericanos como John Irving o Paul Auster y también la canadiense Alice Munro”. Lola Vivas reconoce que ama a “Kafka sobre todas las cosas” (sobre todo en sus cuentos cortos). Y la narradora actual que más admira es Amy Hempel. Marta T. Pino decide citar a Ana María Matute: “Siento una gran admiración por ella” y Laura García Villarejo recomienda a Leopoldo María Panero y a Josefina Aldecoa.

A.S.: En Diez relatos de mujeres habéis publicado relato. ¿Sois todas cuentistas? ¿Tenéis otros proyectos en mente?

Sonia Aldama es una escritora versátil que aborda cuentos infantiles, relato, poesía, crítica literaria y artículos de opinión, aunque está centrada en una idea en concreto: “Mi intención es publicar un segundo libro de poesía, y después, ya veremos”. Mercedes de Diego ha escrito tres novelas y muchos relatos, a pesar de que sus novelas no han encontrado editores: “Lo que más desilusiona, cuando envías tus escritos a editoriales, es que ni siquiera se molestan en responderte”. Laura García Villarejo escribe poemas en prosa y relatos: “Intento que sea una escritura expresiva”. Lola Vivas es tanto novelista como cuentista: “He terminado una novela que se titula Oscilación. Espero poder publicarla en breve”. Claribel Aránegaestá terminando de escribir una novela, aunque se siente mucho más cómoda en el relato. María José Beltrán lo tiene bastante claro: “Yo escribo exclusivamente relatos y, de momento, no tengo planes de escribir nada que no lo sea”. Marta T. Pino escribe cuentos y novelas de ciencia ficción. Además, es dibujante de cómics.

A.S.: Por lo que he podido leer en las biografías, algunas habéis publicado por primera vez y otras ya lleváis un tiempo haciéndolo. ¿Qué supone para vosotras la publicación de vuestros textos?

María José Beltrán opina que es un reconocimiento hacia su obra y su creatividad y eso le hace muy feliz. Laura García Villarejo cree que es una experiencia muy buena. Lola Vivas define el acto de publicar como “una emoción tremenda” y “un ciclo necesario”. Marta T. Pino exclama: “¡Me da ánimos tener este libro entre las manos!”. Mercedes de Diego argumenta: “En realidad, mi colaboración con Torremozas está basada en un fuerte compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres”.Claribel Aránega confiesa que cuando publica se siente liberada: “Si un escritor no tiene lectores, y esto se consigue con la publicación de su obra, es como si un cocinero no tuviera comensales y terminara comiéndose él sus propios platos”. Sonia Aldama se alegra de que cuenten con ella, es un placer que comparte con las otras autoras de la antología: “Te agradezco mucho que nos entrevistes, todavía estoy esperando que uno de tantos críticos literarios que conozco quiera reseñar este libro: ojalá alguno nos lea y se anime. Es parte de nuestra invisibilidad, no nos ven aunque pongamos el libro de portada en las redes sociales, como hice con Diez relatos de mujeres estos últimos meses”.


Autoras de la antología

Sonia Aldama Muñoz, María José Beltrán, Virginia Sánchez Lafuente, Laura García Villarejo, Claribel Aránega, Elisa Santos, Mercedes de Diego, Nuria Gómez de la Cal, Marta T. Pino y Lola Vivas

Diez relatos de mujeres

Autor: Varios autores
Páginas: 93

 

Sobre el autor

Almudena Sánchez

Almudena Sánchez

(Palma de Mallorca, 1985) es licenciada en periodismo. Colabora habitualmente en medios culturales realizando reseñas y entrevistas. En 2013, fue seleccionada en Bajo treinta. Antología de nueva narrativa española. (Salto de Página). La acústica de los iglús (Caballo de Troya, 2016) es su primer libro.

Escribe tu comentario