Críticas

“Error 404”, de varios autores.

Iago París
Escrito por Iago París

Querido lector, sáltese el prólogo de este libro. Huya de la contraportada. Deje de leer esta reseña. Ninguna de ellas es capaz de explicarle de qué va este libro.

Pero si insiste, no me deja más remedio que intentarlo. Ni destino ni origen, estas historias son la isla que el navegante encuentra en el viaje. No parta de que hablará del sufrimiento humano (como quizá pudieran sugerirle los autores). No llegue a que se trata de perplejidad tecnológica (como anuncia el subtítulo). Este libro es un archipiélago que va del uno a la otra. Podemos escribirle una guía de viaje, pero quedará muy lejos del trayecto que haga usted mismo.

¿Qué haría si tu propia casa se enamorara de ti? Cecilia Santiago (Madrid, 1966) nos presenta en Domus Amantísima una inteligencia artificial que controla todo en la casa. ¿Pero a dónde va ese control si está loco por uno? Es una locura tan humana que cuesta verla como la de un robot. Lo opuesto le sucede al protagonista de María S. Tapia (Madrid, 1972) en La herida cibernética: ella le gusta, pero «Ver a mi padre tan derrotado me hizo odiar todo lo que las máquinas significaban». Aun así, ella es tan perfecta que le gustaría creer que es humana. Y a ella que lo crea, por eso decide, literalmente, abrirle su corazón. ¿Quién es en realidad ese otro con el que quiero compartir mi vida? La ciencia ficción muestra personajes que dudan de la humanidad de ese alguien especial. También en Reflejos Óscar Amador (Madrid, 1973) habla a través de una mujer que ha perdido a su marido, allá en una guerra interplanetaria. Pero él vuelve gracias a un sistema de clonación que el gobierno dispone para esos casos. Una copia perfecta de él, ignorante de su propia muerte, comienza a convivir con ella como si todo hubiera salido bien. El tema del clon toma otro aire en el Cementerio club, de Manuel Álvarez (Buenos Aires, 1986). El anhelo de eternidad puede ser saciado, es posible que una entidad informática sea “usted” una vez haya muerto. A Javier, el amigo del protagonista, le encanta la idea, pero para el protagonista «Javier ya no iba a estar, […] el que tendría que soportar que alguien o algo hablara en su nombre sería él». A persistir digitalmente opone J. M. M. Cid (Cuenca, 1983) en Pesados mares de datos en un formato muy interesante: el informe de un policía digital. Alicia ha desaparecido, personal y digitalmente, y el agente @Z13375 tiene que reconstruir sus perfiles y buscarla a partir de su geolocalización, los usos de sus aplicaciones y sus últimos comentarios en redes sociales. La desconexión toma una dimensión social y divertida en Crónica de una revolución (y otros cuentos), de Diego Rinoski (Cuenca, 1978). Un escritor desintencionado escribe un relato que acaba levantando ideologías, provocando quemas de móviles en masa y cambiando a sus amigos. Y todo va más rápido de lo que él es capaz de comprender.

Muchas islas quedan todavía por visitar, pero seguir imponiendo un recorrido tan personal queda fuera de lugar. Como lo es dejarle, si ha leído hasta aquí, náufrago. Por ello le recomiendo otros destinos que quizá no quiera perderse:

  • ¿Qué le ocurrirá a un artilugio humeante, ruidoso e incomprensible que al atravesar un pequeño pueblo? Un ensayo aplicado sobre la reacción a lo desconocido en forma de La máquina inútil, de Antonio Sancho (Sevilla, 1992).
  • Si desembarca En el jardín metálico», de J. J. G. Rueda, asistirá al encuentro entre un botánico a quien le visitan árboles y un fotógrafo dispuesto a imaginar un jardín metálico, que se han reunido en un desierto muy particular.
  • César Sogo (Salamanca, 1980) da un salto hacia atrás en El origen de todo mal. Su narración transmite un intenso mundo medieval que encontrará su desenlace en el futuro.
  • Una nueva realidad desborda Construction time again, de Vicente F. Almazán (Jerez de la Frontera y más, 1968), realidad salida de una máquina creadora de hologramas, ¿en el de hacerle una vida mejor a su dueño?

Y aquí terminan las pretensiones de esta guía. Quedan muchas islas por siquiera mencionar, pero es usted, lector, quien deberá llevar a cabo su viaje.


Error 404.

Autor: VV. AA.
Editorial: Relee

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, promedio: 4,25 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Iago París

Iago París

Iago París (Madrid, 1994). Físico antes y aprendiz de escritor ahora. Fantasía, ciencia ficción, manga, videojuegos... y todo lo legible. Portaestandarte de la imaginación y viajero entre mundos.

Escribe tu comentario

Send this to a friend