21
Sep
Inauguración exposición CUADERNOS DE TIEMPO de JAVIER PEINADO HUERTAS.
19:30
De 21-09-17 a 03-11-17

Las obras que se presentan forman parte de la serie denominada Cuadernos de Viaje que tienen como característica fundamental el interés del artista por la ciudad y la noción de memoria, el concepto de “pertenecer” a un lugar, la evocación de recuerdos, de sensaciones, de intensas vivencias, de extrañezas y de misterios que un lugar puede influir en una persona a lo largo del tiempo. En palabras de Italo Calvino: Pintar el viaje como necesidad de fluir de la propia existencia con una serie de objetos (cuadros) salvados de la dispersión, cristalizar en pintura el cotidiano fluir de los pensamientos. Escrutando la arena, los despojos, las estructuras cambiantes de las edificaciones… podemos entender cómo y en qué medida el mundo triturado y erosionado puede todavía encontrar en ellas fundamento y modelo.

El acto de pintar se centra en tomar posesión artística de un lugar sintiendo la ciudad moderna como un: Caminar sobre el desorden de los acontecimientos… entre el amontonamiento de la memoria recobrada al azar…Al recorrer con la mirada las vistas de las ciudades y plasmarlas en su obra, se puede experimentar la sensación de vacío de la memoria de lo incompleto, descubriendo el encanto silencioso en la arqueología de los materiales que nos circundan y, a la vez, ocultan el transito del ser en los espacios señalados por los caminos que se bifurcan y se distancian, se pierden en el diálogo con el silencio.

La pintura nos hace sentir que vivir en una ciudad es tal como lo plantea el autor Emile Aillaud, habitar en sus cicatrices, en un agregado de recuerdos petrificados, vivir en los estratos del tiempo, es sentir las líneas como cuerdas que levantan y sustentan la obra del hombre. Pero es también, como lo siente María Zambrano, la pintura es un lugar privilegiado donde detener la mirada. Lugares privilegiados, contemplación, mirar una imagen y participar de su hechizo, de lo revelado por su magia invisible. Y es que saber contemplar debe ser saber mirar con toda el alma, con toda la inteligencia y hasta con el llamado corazón, lo cual es participar la esencia contenida en la imagen, volverla a la vida.

Cargando mapa