Críticas

“Incómodos”, antología de relatos de varios autores.

Esta antología de relatos seleccionados que surgen de talleres de escritura, entre ellos los de RELEE (Red Libre Ediciones), que edita el libro, confirma que escribir en un entorno participativo produce sorprendentes resultados, no aptos para todos los lectores por su temática incómoda. Como afirma José Ovejero en su prólogo, «hay escritores que se resisten a ponernos las cosas tan fáciles y nos fuerzan a mirar lo que nos negamos a ver». Si hay algo que todos los autores de esta antología comparten es ese reflejo de realidades que en muchos casos preferimos ignorar.

Nos encontramos ante una diversidad de temas y estilos que no nos dejan indiferentes, un retrato descarnado, incómodo tanto por su temática como por la sensación de desasosiego que deja en el lector. No es este un libro para devorar en una tarde de lluvia en el sofá bajo una manta, sino para desbrozar poco a poco sin poder estar quieto en el asiento, como si quisiéramos levantarnos y rebelarnos ante lo que tenemos entre las manos.

Los autores de estos relatos comparten una prosa en la mayoría de las ocasiones sencilla, y en gran número de relatos aparece una predilección por narradores en primera persona, elementos muy efectivos para transmitir mensajes directos. Encontramos relatos tanto de profesores como de alumnos, culminando el libro con el relato Pensé que era alérgica a la balalaika, de Isabel Cañelles, directora del proyecto RELEE.

Entre los veinticuatro relatos que componen el libro, incómodos son los relatos de los profesores, como Amor de derribo, de Kike Parra, un relato en apariencia sobre «un tipo normal, me refiero a que ni gordo ni flaco, mido un metro ochenta, tengo un negocio propio, una floristería, soy algo reservado (todos tenemos épocas en las preferimos pasar desapercibidos). Mi vida de ahora está aceptada». Un relato que revuelve las entrañas y abre los ojos.

Incómodos también los relatos de los alumnos, donde encontramos el desgarrador Piruletas de Emma Prieto, que desde el inicio narra desde la inocencia una temática demoledora: «Cuando él le dijo que si quería chuparla, Valeria buscó por algún lado la piruleta». La mezcla de secretos reales y de interpretaciones sobreentendidas de No se lo se lo digas a papá, de María Bellido, ofrece múltiples capas de dura realidad familiar que hay que saber leer entre líneas, en la que aparece una madre que «era capaz de saber lo que iba a pasar, y la verdad es que cuando decía eso nos daba bastante miedo porque siempre acababa acertando».

Que nadie espere un libro de relatos edulcorados que al terminar nos deje un sabor dulce y la sensación de tranquilidad por haber llegado a buen puerto: este no es un libro apto para los que no quieran reflexionar. Porque al terminar cada relato nos deja un regusto amargo y una sombra en la memoria que nos hace replantearnos todo lo que vemos –y lo que intuimos pero no queremos ver. En definitiva, un libro más que recomendable para lectores que busquen ir más allá de lo que se aprecia primera vista.


Incómodos

Autor: Varios autores
Editorial: Relee
Páginas: 290

 

Sobre el autor

Patricia Martín Matas

Escribe tu comentario