Críticas

“La casa entre los cactus”, de Paul Pen.

La casa entre los cactus (Plaza & Janés, 2017) es el nuevo thriller psicológico que nos trae uno de los autores españoles con mayor proyección internacional: Paul Pen. Con sus dos novelas anteriores, El aviso y El brillo de las luciérnagas, fue traducido a varios idiomas y estuvo en lo más alto de las listas de ventas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

La historia transcurre en los años setenta en la Baja California, en el desierto de México. Elmer y Rose han construido una casa entre cactus, piedras y arena, en la que viven con sus cuatro hijas, todas ellas con nombre de flor: Iris, Melissa, Daisy y Dhalia, por orden de edad. Tenían otra hermana mayor que falleció, Edelweiss, que está enterrada cerca de la vivienda y que sigue estando muy presente para todos. La población más cercana se encuentra a unos cincuenta kilómetros y ese es el recorrido que Elmer hace a diario para ir a la gasolinera en la que trabaja.

Aparentemente es una familia idílica, son felices y todo transcurre dentro de la normalidad. Pero a pesar de vivir en un ambiente de libertad y de naturaleza por cada punto cardinal al que miran, hay una sensación de ahogo y claustrofobia que es transmitida al lector desde el principio. La familia vive aislada de la sociedad y las chicas crecen deseando relacionarse con esa vida que sus padres quieren evitar. Paul Pen intenta hacer una historia de verdades y mentiras, de lo que es justo y lo que no, y por ello en la primera parte de la novela se entretiene mucho en mostrarnos a esa familia perfecta, donde no pasa nada, salvo que las hijas Iris y Melissa no se conforman con lo que tienen según van creciendo. Iris, en plena adolescencia, es una gran lectora de literatura romántica y quiere conocer chicos; Melissa ansía hablar y relacionarse con más gente que con la que tiene en su casa, así que recorta ojos y bocas de las revistas y se las coloca a las piedras. También viste a los cactus con ropa vieja. Por otro lado, están las gemelas Daisy y Dhalia, que siempre hablan sincronizadas y no paran de buscar formas diferentes de diversión, ajenas a lo que les sucede a sus hermanas. En esa primera parte es en la que el lector se planteará si seguir leyendo o abandonar, puesto que, hasta la llegada de un nuevo personaje, Rick, la novela no atrapa como lo hace a partir de entonces. Sin embargo, este lo cambiará todo, la historia da un vuelco y ya no se puede dejar de leer, es adictiva. Elmer y Rose desconfían de este excursionista perdido al que acogen y que solamente pide descansar y poder lavarse un poco. Pero Rick no quiere irse, parece que ha encontrado lo que andaba buscando. Iris se enamorará desde el primer momento de Rick mientras que sus padres harán todo lo posible para que se marche cuanto antes. La trama se verá envuelta en secretos que emergerán desde lo más oculto y resurgirá la idea de que el fin justifica los medios para ser felices, para proteger a la familia, aunque no sea justo, aunque haya que mentir para salvarlo todo.


La casa entre los cactus

La casa entre los cactus
Autor: Paul Pen
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 360
Comprar

 

Sobre el autor

Raúl Sánchez Espinosa

Raúl Sánchez Espinosa

Raúl Sánchez (Madrid, 1973) es un gran lector y un pequeño aprendiz de escritor. Su afición a la literatura le viene desde muy pequeño, cuando copiaba y reescribía algunos libros de Los Cinco, de Enid Blyton. También es un apasionado de la Historia (cursa actualmente estudios de Historia en la Universidad Complutense) que compagina con sus estudios en el Máster de Escritura Creativa de Hotel Kafka y con la creación de su primera novela.

Escribe tu comentario