Críticas

“La geometría del trigo”, de Alberto Conejero.

Carlos Barea
Escrito por Carlos Barea

Leer teatro es como cerrar los ojos y acariciar un rostro con las manos: las posibilidades son infinitas, aunque la cara sea solo una. Algo así ocurre cuando se lee La geometría del trigo (Dos Bigotes, 2018), un texto teatral tan vívido que parece querer expulsar a los personajes del libro para que reciten su texto a viva voz allá donde uno se encuentre leyendo: en el metro, en el sofá de casa o en la sala de espera del dentista.

Estos personajes, que empujan tras las líneas de diálogo con intención de saltar a la realidad, son seis. Por un lado se encuentran Joan y Laia, una pareja de arquitectos en crisis que cruza el país para acudir al entierro del padre de él, al que ni siquiera conoció. En paralelo también asistimos a la historia, muchos años atrás, de Antonio, Beatriz, Samuel, Emilia y el viejo molino de un pequeño pueblo.

En el texto el pasado se vuelve presente y el presente, vacío. El hueco entre lo pretérito y el futuro se convierte en un desconcertante agujero negro, una especie de piel temporal que deberá solidificarse: «Hay ciertas cosas que aún pueden perdonarse —dice Emilia, la madre de Beatriz, a su yerno—. Porque todavía esa piel no es la nuestra y aunque se pudra los años la cubrirán, poco a poco, con otra más dura».

La geometría del trigo es una historia a doble cara con un ritmo in crescendo por la que sobrevuela una calma tensa por culpa de un asunto del que todo el mundo habla, pero que nadie pronuncia. La obra es, al fin y al cabo, el retrato de un tipo de sociedad que nunca termina de extinguirse. Como Pompeya. Como las relaciones que habitan este texto. Que agonizan, pero no mueren: «Creo que te gusta llegar a casa —dice Joan a Laia— y encontrarme en el mismo sitio que el día anterior, con las mismas dudas que el día anterior, con las mismas ganas de llorar que el día anterior y sin la menor idea de qué hacer para cambiarlo».

Decíamos al comienzo que los personajes intentan salir de las páginas del libro para susurrarnos los diálogos al oído. Quizá es una afirmación un tanto exagerada, ya que en ese caso solo con leer teatro bastaría y la representación no tendría ningún sentido. Por eso Alberto Conejero los hará saltar —esta vez de verdad—a la realidad. Será en febrero de 2019 sobre el escenario del Centro Dramático Nacional. Allí nos encontraremos con un Joan, una Laia, una Beatriz, un Antonio, un Samuel y una Emilia de carne y hueso y, justo en ese momento, podremos comprobar si la geometría facial que hemos imaginado coincide, entre sus infinitas posibilidades, con la de Conejero.


La geometría del trigo

La geometría del trigo
Autor: Alberto Conejero
Editorial: Dos Bigotes
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Carlos Barea

Carlos Barea

Carlos Barea (Granada, 1987) ha estudiado Audiovisuales y ha trabajado en diferentes televisiones como técnico y ayudante de dirección. Cuando se cansó de utilizar imágenes en movimiento estudió Publicidad y Relaciones Públicas dedicándose al campo de los estudios de mercado y las relaciones con los medios. Cuando se aburrió de persuadir mentes estudió un máster de Escritura Creativa y colaboró en diferentes medios digitales hablando sobre temas LGTBI, literatura y cine. A día de hoy su objetivo principal es aprender a manipular las palabras para conquistar el Mundo.

Escribe tu comentario