Críticas

“La huida de Peggy Sue”, de Federico Delicado.

Cristina Fernández

Federico Delicado se ha convertido poco a poco en un nombre habitual de los libros ilustrados más destacados de nuestro país. Su singular trazo ha puesto imagen en los últimos años a autores de la talla de Dahl, Lorca o Cavafis, produciendo ediciones que son ya gozo con solo mirarlas. Ligado desde hace muchos años a la literatura infantil y juvenil, su nuevo trabajo como autor se mantiene en este terreno. De la mano de la siempre acertada Nórdica Infantil, Delicado regresa con La huida de Peggy Sue, un álbum que continúa con la fantasía y el humor de otros trabajos del artista pacense.

La huida de Peggy Sue narra el encuentro entre una vaca —Peggy Sue, que huye de su destino funesto en el matadero— y una niña con ganas de aventura. Un encuentro peculiar, en un vagón de mercancías de un tren, que derivará en una singular aventura y una entrañable amistad. Pues qué mejor coincidencia que la unión de alguien que huye y alguien con ganas de cambiar la rutina. Peggy Sue y su joven amiga vivirán desde entonces en la carretera hasta encontrar un lugar mejor donde la vaca pueda vivir sin peligros.

Pero lo que a primera vista puede parecer simplemente una extravagante road movie llevada al álbum ilustrado, en las manos de Delicado va muchos más allá, convirtiéndose en un juego de espejos donde de pronto nada podría ser lo que parece y nadie es lo que aparenta ser.

Para este giro argumental, el autor se apoya nuevamente en sus ilustraciones. Su trabajo gráfico, un claro homenaje a la desesperanza y la melancolía hopperianas, esconde siempre imágenes evocadoras que amplían potencialmente el texto y esconden guiños y símbolos que en ocasiones traicionan su sentido. Sirviéndose una vez más del pastel, Delicado crea un entorno solitario, inmenso, donde los seres que aparecen en él llaman a la compasión y la ternura. Su trabajo gráfico recrea ambientes sacados del más puro american way of life de los años cincuenta, en los que, como antes el pintor americano, se pone el acento en la falta de individualidad de un mundo masificado y alienado.

Pero lo que podría parecer abatimiento y desánimo, gracias a la fantasía y la esperanza del ilustrador conforma en su conjunto un álbum ingenioso y fresco. Un título que supone un canto a la singularidad de cada uno de nosotros y que hace una llamada a lectores libres, capaces de pensar por sí mismos. Y eso en los tiempos que corren es casi una proeza.


La huida de Peggy Sue

La huida de Peggy Sue
Autor: Federico Delicado
Editorial: Nórdica Libros
Páginas: 48
Comprar

 

Sobre el autor

Cristina Fernández

Cristina Fernández

Escribe tu comentario