Críticas

“La partida de los músicos”, de Per Olov Enquist.

Carmen Herrera reseña un clásico de la literatura sueca que, con mucho humor, desvela los obstáculos que todo cambio social encuentra cuando topa con la costumbre y el miedo.

Carmen Herrera
Escrito por Carmen Herrera

Hacía tiempo que no leía un libro tan completo como La partida de los músicos, recientemente publicado por Nórdica Libros; y es que este texto, escrito por el sueco Per Olov Enquist, es todo un clásico en su país de origen.

Esta novela es una fantástica crónica de la entrada del socialismo en Suecia, a principios del siglo XX, con algunas de sus luchas, chantajes y contubernios. Es la imposición de una sociedad que se transforma y una desesperación que fuerza las decisiones más indeseables. Como en ocasiones nos recuerda el narrador a través del lirismo existencialista que esconden las alusiones a Los músicos de Bremen, siempre hay una opción mejor que la muerte. Se trata, por tanto, de un valioso testimonio de la historia reciente de Suecia que a los lectores hispanohablantes nos puede parecer muy lejana y que, sin embargo, observa muchas similitudes con nuestro propio pasado.

Más allá de esta historia, los dos aspectos que atrapan al lector son su sentido del humor y la humanidad que destilan sus personajes. Aunque la verdad es que ni la apariencia del libro —a mi gusto excesivamente sobria— ni los textos promocionales parecen advertirnos de las risas que nos van a despertar sus páginas.

Por esta novela transitan personajes auténticos, crueles hasta la brutalidad y tiernos de los modos más toscos. Un contraste entre lo mejor y lo peor del ser humano, escrito con una visión que en ocasiones me ha recordado a La conjura de los necios —la publicación sueca apareció apenas un par de años antes que la de Kennedy Toole—.

Pero no hay que llevarse a engaño. No es una comedia ni una novelita ligera. Se trata de una historia de víctimas. De malos y peores. Una historia cuyo protagonista a veces se diluye —aunque no dejamos de verlo crecer—para dar espacio a su retrógrada y siempre bienintencionada familia, cuya mojigatería acaba siendo su perdición.

Aunque La partida de los músicos fue publicada en 1978, a su autor ya le habían concedido el Premio de Literatura del Consejo Nórdico en 1969 y era muy conocido entre sus compatriotas. Per Olov Enquist también es conocido por sus obras teatrales y por su faceta de guionista, en la que destacan colaboraciones con directores de la talla de Bille August e Ingmar Bergman.

Por último, me gustaría destacar el ingenioso ejercicio de traducción que han llevado a cabo Marina Torres y Francisco J. Uriz. Para traducir el habla peculiar de la región de Skellefteå, fuente habitual de malentendidos en la narración, decidieron emplear una variante del aragonés pirenaico, para la que han contado con la ayuda de expertos en ambos dialectos. El resultado no tiene desperdicio.


La partida de los músicos

La partida de los músicos
Autor: Per Olov Enquist
Editorial: Nórdica Libros
Páginas: 400
Comprar

 

Sobre el autor

Carmen Herrera

Carmen Herrera

Escribe tu comentario