Columnas Noticias

La poesía es imprescindible

lunesdelírica (2) Gonzalo Escarpa Ambito Cultural
Gonzalo Escarpa
Escrito por Gonzalo Escarpa

Cuando regresé a España en 2016, tras pasar una temporada en México trabajando como gestor cultural, me encontré con una escena poética que realmente merecía ese nombre. A principios del siglo XXI éramos pocos, y valientes, los que participábamos en recitales, creábamos fanzines autogestionados y organizábamos eventos tímidamente, sabiendo que nuestro público sería escaso y que los medios no nos prestarían atención alguna, lo cual no nos importaba demasiado. En los últimos quince años, en Madrid la poesía se ha convertido en un fenómeno de pequeñas masas, han aflorado festivales, editoriales y revistas, y es difícil encontrar un día de la semana en el que no tenga lugar un encuentro, una lectura, un ciclo, tanto en pequeños bares como en importantes instituciones culturales.

Ámbito Cultural quiso que un hashtag que había tenido éxito, #LunesDeLírica, se convirtiera en un diálogo activo entre el público y la poesía, y pensé entonces que era el momento de reunir a aquellos que, una vez consolidado el panorama poético de la ciudad, llevan tiempo trabajando con constancia en la constitución de grupos, familias, colectivos que orbitan en el espacio compartido de la palabra. Hablé con Javier Benedicto, alma máter de Masquepalabras Colectivo, creador del formato Poesía o Barbarie, que reúne a poetas de diferentes generaciones y estilos con músicos reconocidos. Lo comenté con Pablo Cortina, uno de los organizadores de PO3TRY SLAM MADRID, una competición poética en la que el público decide quién es el autor que mejor defiende sus textos sobre el escenario. Me reuní con Quino Romero, uno de los dos miembros de Proyecto Genoma Poético, que crea dinámicas y objetos relacionados con la escritura no creativa que activan el pensamiento lingüístico de los participantes de talleres muy especiales. A todos les pareció una buena idea, y se creó de esta forma una alianza nueva, un clan de clanes que colaboraba, por primera vez en Madrid, para seguir forjando la república poética.

En el transcurso de las diferentes sesiones que se llevaron a cabo en la sala de Ámbito Cultural de Callao, en el centro de Madrid, fueron muchas las conversaciones que tuvieron lugar sobre la actividad de sus proyectos, sobre la necesaria unión de los esfuerzos compartidos, sobre la tribu que se reúne en torno al fuego del lenguaje.

poesía es todo

Fotografías de Julio Ulanga

Poesía o Barbarie nació de “la necesidad de expresar, de comunicar y de crear diálogo; de participar activamente en la transformación social a través de la acción cultural y artística. Hace cuatro años que empezamos, y el objetivo siempre fue claro: generar un mapa, visibilizar las diferentes líneas estilísticas y propuestas poéticas de la escena literaria contemporánea, para un público que no tenía por qué ser experto en la materia, y hacerlo de manera escénica desde la participación, la diversidad generacional y la paridad de género.” El mundo y la poesía, la poesía y el mundo.

“La Asociación PO3TRY SLAM MADRID se creó antes de que yo supiera de la existencia del slam”, cuenta Pablo Cortina. “Entré en ese mundo como participante raso, como todo el mundo hace. Esa entrada tan simple en algo tan global como es el slam me dio unas cuantas alegrías, así que me animé a contribuir en la organización, más que nada para velar por el espíritu abierto y democrático que a mí me había dado la oportunidad de conocer a tanta gente, a tanta poesía y de aprender con ello muchas cosas sobre la poesía escénica y la comunidad de los que quieren comunicarse por medio de la palabra. Así que entré en el colectivo. Pero no lo dirijo, nadie lo dirige. Todos tratamos de aportar ideas desde cada punto de vista particular.”

La comunidad, al mando. La asamblea de la creatividad. Lo que impulsó la creación del Proyecto Genoma Poético fue, según Quino Romero,  “la necesidad, la necesidad de jugar, de experimentar con otros la creación poética. Nuestro gusto por compartir lo que tiene de bueno hacer poesía con otras personas, como otra forma de aprovechar el tiempo libre alejado del espectáculo en el que vivimos. La poesía se crea de muchas maneras, pero nace del común nombrar. Aunque juguemos con imposibles como la utopía, la duda y el absurdo, creemos fielmente en ellos como catalizadores de algo mejor.”

Colectivos que nombran, que buscan, que emplean la poesía como herramienta. Desde diferentes caminos, con similares planteamientos, subidos a escenarios que comparten. Carlos G. Torrico, la otra mitad de Genoma, está en esto para “compartir la experiencia de la creación colaborativa. En nuestros experimentos de escritura se viven situaciones en las que la identidad se distorsiona, y esto ocurre en un contexto de diversión, por lo que permite indagar sin miedo, experimentar otras formas de escribir. Poder mostrar a otros seres curiosos estas sensaciones es nuestra mayor motivación.” La poesía como comunicación.

Algo está pasando en Madrid. Y en la poesía. Quino comenta que “ha evolucionado bastante y por distintos derroteros. Lo más interesante es la entrada en escena de gente muy joven: son valientes, y parece que muchos. La producción poética ha crecido tanto en seguidores como en estilos o categorías poéticas.” Según Carlos, “la escena madrileña se ha abierto a otros formatos, a otros modelos más allá de la editorial tradicional y el recital poético al uso. Lo colaborativo, la edición independiente, los formatos de evento rompedores, el uso social de la poesía y, sobre todo, el acercamiento al público facilitando hacer poesía, no sólo observarla, en talleres y laboratorios donde el uso genera aprendizaje, afición y cultura local.”

Según Benedicto, que cuenta con una amplia experiencia como productor de eventos, “en épocas anteriores la poesía española se aglutinó en generaciones o se enfrentó en corrientes muy diferenciadas. Hoy en día el panorama es variopinto y proliferan diferentes poéticas: las que tiran de referentes culturales pop, las más críticas y politizadas, las que se apoyan en discursos científico-tecnológicos, las más intelectualizadas, las visiones más irónicas, el realismo sucio, etc. Un eclecticismo producido tal vez por el mayor acceso y flujo de información (y de poesía) que han generado las nuevas tecnologías. En el futuro será cuando sepamos extraer las líneas de fuerza que unen a poetas tan diversos, ahora estamos disfrutando de la tormenta. A nivel escénico, el crecimiento de epicentros poéticos ha aumentado en la ciudad”.

Pablo Cortina considera que la creación poética en Madrid “se ha hecho masiva, lo cual es genial. No creo que sepa decir cómo, porque la escena, oral y escrita, es muy plural.” Todos de acuerdo en que en el mercado de la poesía hay de todo, y para todos. Sigue Pablo: “La poesía es señal de que el deseo de comunicarse ha salido del armario. Espero que cada vez queden menos poetas en Madrid que no saben que lo son, o que no se atreven a serlo”.

A Poesía o Barbarie le interesa “el público curioso, valiente y protagonista. Aquel que investiga, se empapa y toma partido. Es necesario que los formatos en marcha se consoliden y que aparezcan nuevas maneras de conectarnos. A nivel artístico creemos en la pasión y en la búsqueda. A nivel gestión, además, creemos en el trabajo atento, que busca la profesionalidad, sin perder la frescura y que evita la mercantilización, con respeto por lo que se hace, cómo se hace, con quién y para quién lo haces.”

Carlos también prefiere al público activo, emancipado: “nos gustaría que creciera en torno a la acción y la creación. De modo que la línea que separa la autoría de la propia lectura y disfrute se borre por completo. Todos autores en mayor o menor medida, de modo que se genere una actitud crítica sobre los textos y la escritura sin dar de lado a los formatos de siempre, a la lectura de nuestras autoras y autores favoritos.”

Situacionismo, oulipo y utopía conviven felizmente en las mentes activas de todos estos colectivos, que han sembrado Madrid de eventos, talleres e innovación. #LunesDeLírica ha supuesto, además de un encuentro con el público y un alto en el camino para reflexionar sobre el trabajo realizado, una sinergia de sinergias. Todos sabían del trabajo de los otros, y tienen buenas palabras sobre el resto. Pablo “conocía bastante bien el trabajo tanto de Genoma Poético como de Poesía o Barbarie, porque he tenido la suerte de formar parte de los dos proyectos en alguna ocasión, y tengo que decir que de ambos he aprendido mucho y que les deseo larga vida, ya que son dos colectivos que convierten la ilusión de unos pocos en la poesía de muchos.” “Es admirable cómo han conseguido hacer de la poesía algo con gancho y llegar a tanto público. La necesidad estaba ahí y han sabido gestionarla perfectamente”, opina Quino. “Para nosotros se convierten en referentes de cómo con mucho trabajo y constancia la poesía se abre camino y nos permite disfrutar a todos”, reconoce Carlos. Benedicto lo tiene muy claro: “Solo no puedes, con colegas sí.”

 

Lo hemos pasado bien. Y lo que queda. ¿Ha sido este ciclo, además de divertido, útil? Quino cree que ha servido para “acercar a parte del gran público una poesía que por ahora no está dentro de lo académico ni en los cauces más formales.” Carlos está de acuerdo: estos lunes “generan una muestra multiforme para acercar a un público nuevo la situación de la escena poética. Las formas diferentes que se están desarrollando y que salen del underground y vuelven después a él arrastrando a más de uno por su atractivo.”

Pablo lo borda:

“#LunesDeLírica aporta, por lo pronto, la posibilidad de que el conocimiento transversal que Gonzalo Escarpa tiene de la escena madrileña y española cristalice en un encuentro de muchas voces que discurren paralelamente por el subsuelo, por la calle y por el cielo hiperuranio de poetas como Juan Carlos Mestre” (que cerrará la primera etapa del ciclo, el próximo 5 de noviembre). “Callao es un buen lugar para hacer transbordo. Y El Corte Inglés tiene las mejores escaleras mecánicas de Madrid.”

Seguiremos subiendo en ellas hasta la séptima planta, seguirán los poetas mirando en el espejo del lenguaje y, como sabía Michaux, seguirá siendo la poesía absolutamente imprescindible, aunque no sepamos para qué.

 

Gonzalo Escarpa

Director de La Posibilidad
Coordinador de #LunesDeLírica


Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Gonzalo Escarpa

Gonzalo Escarpa

Director de La Posibilidad
Coordinador de #LunesDeLírica

Escribe tu comentario

Send this to a friend