Críticas

“Lo nuestro sí que es mundial”, de Ramón Martínez.

Carlos Barea
Escrito por Carlos Barea

Ramón Martínez (Madrid, 1982) presenta Lo nuestro sí que es mundial (Egales, 2017), un análisis de la historia contemporánea del movimiento LGTB español a través de declaraciones de algunos de sus protagonistas y el estudio de una gran cantidad de documentos.

El 30 de Junio de 2005 el gobierno del Partido Socialista Obrero Español, encabezado por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, aprueba la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Un hito indiscutible en la historia de España y la culminación —que no finalización— de la lucha de una serie de activistas que ayudaron a convertir aeste país en uno de los más avanzados en cuestiones de igualdad.

La pregunta, por tanto, es inevitable: ¿cómo España pudo pasar de encarcelar homosexuales en los años setenta a convertirse, menos de cuarenta años después, en el tercer Estado del mundo —por detrás de Países Bajos y Bélgica— en aprobar el matrimonio igualitario? La respuesta viene de la mano de Martínez y de Lo nuestro sí que es mundial que, a través de entrevistas con activistas históricos —Armand de Fluvià, Jordi Petit, Mili Hernández, Boti G. Rodrigo, Beatriz Gimeno, Íñigo Lamarca, Jesús Generelo, Alberto Mira, entre muchos otros— y la recolección de información de los archivos de diferentes asociaciones —Cogam, FELGTB, Casal Lambda, Fundación Triángulo, Gehitu…— reconstruye el itinerario del movimiento LGTB español en los últimos cincuenta años. Recorre los setenta, donde la cuestión homosexual se debatía entre dos naturalezas: la del delito y la de la enfermedad; o los ochenta, cuando la pandemia del SIDA era considerada un castigo divino. Analiza también la reconstrucción del discurso activista en la última década del siglo XX y define los objetivos de la era del postmatrimonio: la erradicación de la homofobia y la total inclusión social.

Lo nuestro sí que es mundial trata, por tanto, de las cosas que conforman la idiosincrasia del colectivo LGTB. Habla de la primera pequeña gran victoria de las asociaciones clandestinas en los años setenta —conseguir que en la Ley de Peligrosidad Social se sustituyera homosexual por los que cometan actos de homosexualidad—. Habla de Pedro Zerolo, de Edmond de Bries —el primer transformista español—, de Luis Cernuda, de La Otxoa, del asesinato de Sonia Rescalvo y de Mariano Gómez, de Lorca, de la identidad gay —si existiera—. Habla también de cómo el SIDA lo cambió todo, de la asociación con el movimiento feminista, de Teresa de Lauretis, del porqué del Orgullo, de las nuevas identidades no binarias y de los retos de las organizaciones en el siglo XXI. Habla, en definitiva, de la importancia del Colectivo en su conjunto como generador de cultura, conocimiento y, sobre todo, de su capacidad de crecer en la adversidad.

Pero no nos confundamos. Aunque esta obra analice la historia del movimiento LGTB, no solo es necesaria para el colectivo no heterosexual. También resulta útil para la sociedad en general porque, tal y como decía el jurista Luis Jiménez de Azúa: «Lo que no se comprende se odia». Así que la lectura nos hará ser más conscientes de la problemática a la que se ha enfrentado —y se sigue enfrentando— un colectivo que históricamente ha sido renegado al último escalón social.

Por eso mismo, Lo nuestro sí que es mundial es perfecto para recordar cada vez que alguien dice «no entiendo por qué existe el día del Orgullo», «Me da igual lo que hagan, pero en su casa» o «Les encanta sentirse marginados». También sería el regalo ideal para los obispos, los partidos políticos, las asociaciones o los medios de comunicación que usan la ideología del odio como forma de propaganda. Si lo leyeran, seguramente seguirían pensando las mismas barbaridades pero, al menos, se darían cuenta de que son simplemente un obstáculo más —uno de tantos— en el camino de este colectivo. Pero, sobre todo, serviría para que se dieran cuenta de que no tiene mucho que hacer porque, con la historia reciente en la mano, el amor siempre vence al odio.


Lo nuestro sí que es mundial

Lo nuestro sí que es mundial
Autor: Ramón Martínez
Editorial: Egales
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Carlos Barea

Carlos Barea

Carlos Barea (Granada, 1987) ha estudiado Audiovisuales y ha trabajado en diferentes televisiones como técnico y ayudante de dirección. Cuando se cansó de utilizar imágenes en movimiento estudió Publicidad y Relaciones Públicas dedicándose al campo de los estudios de mercado y las relaciones con los medios. Cuando se aburrió de persuadir mentes estudió un máster de Escritura Creativa y colaboró en diferentes medios digitales hablando sobre temas LGTBI, literatura y cine. A día de hoy su objetivo principal es aprender a manipular las palabras para conquistar el Mundo.

Escribe tu comentario