Críticas

“Muerte con pingüino”, de Andrei Kurkov.

Daniel Baudot
Escrito por Daniel Baudot

Dice la cultura popular que el pingüino emperador elige una pareja y le es fiel durante toda su vida. Quizá por eso este animal sea la mejor opción para alguien que quiera apaciguar su soledad. Alguien sin familia, sin amigos, sin pareja, sin vida que compartir. Puede que Viktor Alekseyevich Zolotaryov sea ese alguien. Y quizá piense lo mismo cuando el zoo de Kiev está a punto de cerrar y decide adoptar como mascota al pingüino Misha.

Andrei Kurkov (San Petersburgo, 1961) teje una historia de género negro ambientada en la Rusia postsoviética, sin ningún miedo a que los personajes se salgan de las costuras y campen a sus anchas. Porque están hechos a medida de Muerte con pingüino (Blackie Books, 2018).

Viktor es un escritor en paro al que le llega un trabajo peculiar: escribir necrológicas cuyos protagonistas están aún coleando. Es un tipo solitario, extraño, casero, soso. De ahí que la narración diseccione cada acción que emprende, cada parpadeo, cada palabra que piensa y cada amargado día que pasa. Pero Viktor deja de aburrirse –aunque su pingüino no– en el momento en que los personajes VIP de sus “estelas”, como las llama su jefe, empiezan a caer en cadena. Una cadena que cada vez tira de él con más fuerza.

En medio del correlato entre la clásica sensación glacial de soledad y el propio invierno, el misterio se cierne sobre los personajes como si Kurkov, gigantesco, hiciera pender un cuchillo sobre sus diminutas cabezas esperando el momento para dejarlo caer. Todo con la dosis exacta de información disfrazada de sinsentido, pero unificada con un final que recuerda a una película de Batman (una de las buenas).

La realidad de esta novela es que, más allá del cómodo microuniverso del protagonista, el mundo está en decadencia. La gente se esconde. Los tiroteos ponen banda sonora a las calles, el aparato estatal se derrumba, el zoo cierra por falta de fondos y la parca se frota las manos esperando suculentos encargos que no tardan en llegar. Y no precisamente a buen puerto.

Kurkov desbarata la noción de “vida solitaria” sumergiéndola en una esfera de extrañas dinámicas que desembocan en la formación de una familia nada tradicional. Sin ánimo de spoilear, la originalidad en este aspecto es remarcable: se observa cómo los personajes asoman la cabeza a la vida de Viktor y la retiran como si formaran parte de un juego infantil de machacar topos. Da la sensación de que Viktor se encuentra quieto, adormilado, y de repente un desfile de individuos embutidos en el más estricto secretismo atraviesa su salón.

Puede que la novela no sea lo que aparenta. Que sea un error pensar que es buena o mala, bonita o grotesca, alegre o triste, en definitiva: blanca o negra. Puede que muchas veces las cosas no sean simple cuestión de vida o muerte. Pero también puede que quien se enfrente a esto elija la vida. Y puede que haya quien –como yo–, sin ninguna duda elija muerte, siempre y cuando sea “con pingüino”.


Muerte con pingüino

Muerte con pingüino
Autor: Andrei Kurkov
Editorial: Blackie Books
Páginas: 288
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Daniel Baudot

Daniel Baudot

(Madrid, 1992). Estudió Filosofía en la UAM y un Máster en Escritura Creativa en Hotel Kafka. Se ha formado también en corrección y elaboración de informes de lectura. Ha publicado en antologías de concursos literarios tanto de microrrelato como de relato y su poesía ha aparecido en varios medios impresos y online.

Escribe tu comentario