Críticas

“Por qué este mundo. Una biografía de Clarice Lispector”, de Benjamin Moser.

George Simons
Escrito por George Simons

La biografía es el testimonio de una relación entre dos personas. Por lo general, una de ellas está muerta y la otra, quien escribe, mezcla de historiador y periodista, consume su tiempo en la vida de otra persona y apenas aparece en el relato. «Un relato que será siempre parcial y subjetivo pues dependerá de las elecciones del biógrafo», explica Anna Caballé Masforroll, responsable de la Unitat d’Estudis Biogràficsdel Departament de Filologia Hispànica de la Universitat de Barcelona.

Existen tantos tipos de biografías como relaciones pueden establecerse entre investigadores y personas. Por ejemplo, Leonard y Virginia Woolf publicaron entre 1920 y 1924 en Hogarth Press cuatro biografías de León Tolstói, y cada una ofrecía un acercamiento distinto al género, así como interpretaciones radicalmente opuestas respecto a sucesos en la vida de Tolstói.

En cuanto a Clarice Lispector, la bibliografía más esperada ha sido la de Benjamin Moser, Por qué este mundo: una biografía de Clarice Lispector. Moser es el editor de las obras de Lispector al inglés y prologa muchas de sus ediciones en francés y en español; casi un monopolio interpretativo si no fuera porque no hace también de traductor de las obras de Lispector.

Por qué este mundo ofrece un contexto histórico amplio de la vida de Clarice Lispector, tanto de la Rusia zarista como de un Brasil joven que a comienzos del siglo veinte abraza el fascismo y el antisemitismo. El relato de Moser arranca en el momento en que la familia Lispector (padre, madre y dos hijas) huye del caos social que provoca la revolución bolchevique en la Rusia rural. Atravesando territorios que hoy pertenecen a Ucrania, en Tchetchelnik, nace la tercera hija de los Lispector. Llegó a Brasil en 1922, cuando tenía dos meses de vida, y su nombre era Clarice.

La familia Lispector guardaba celosamente un secreto. La madre de Clarice Lispector habría sido violada por soldados rusos. Así es como, a decir de Moser, se contagió de sífilis: «Hay algo que me gustaría decir y que no puedo. Y será muy difícil que alguien escriba mi biografía», escribió Clarice Lispector en un manuscrito inédito. ¿Hace este «algo» referencia a la violación de su madre, uno de los hechos cruciales de su vida?

Bien podría haber contraído la madre de Lispector la enfermedad tras una aventura amorosa. ¿Por qué una violación, por qué no una infidelidad? Moser se basa en dos pistas concretas de ciertos escritos de la hermana de Lispector, Elisa, quien también era escritora. Además, Moser cita una entrevista con la mejor amiga de Lispector, Claire Varin, que sostiene que Lispector le contó que su madre fue violada pogromo. Pero es tan solo una hipótesis. No hay ADN ni registro médico alguno para comprobar que la enfermedad que tenía la madre de Lispector era sífilis.

Clarice Lispector estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de Río de Janeiro. Trabajó como periodista en Río, primero en la Agência Nacional, el servicio cablegráfico nacional, y después en el periódico A Noite. Su primer libro, Cerca del corazón salvaje, fue publicado en 1944. Después de más de una década fue traducida al francés. Además de sus relatos breves, escribió novelas como La pasión según G. H. (1964) y La hora de la estrella (1977). Las ventas nunca la acompañaron. Se habla mucho de ella, pero no se la lee mucho: la tragedia de los escritores de culto.

Son particularmente interesantes las semejanzas entre la escritura de Lispector y los mecanismos de la escritura de místicos judíos; en especial, los paralelos que establece con Baruch Spinoza. Moser cita Les pages immortelles de Spinoza (1940) que contiene las anotaciones de la misma Lispector en su época en el Instituto Moreira Salles, Río de Janeiro. Así como para Spinoza, para Clarice la naturaleza interior del hombre era divina y el objetivo más noble que existía era conjurarla. De acuerdo a Moser, la escritora se acercó paulatinamente al misterio de Dios y la experiencia religiosa con cada libro. En efecto, el lenguaje es un vehículo de revelación para la poeta.

La biografía de Moser es cerebral. Ello se percibe en los suspensos calculados al final de cada capítulo, así como en la necesidad de probar sus hipótesis, a las que regresa constantemente a lo largo del libro y que terminan por vertebrarlo. Quizá lo más interesante son las cosas que Moser menciona casi de pasada y que para el lector resultan auténticos descubrimientos literarios. Por ejemplo Felicidad el relato de Katherine Mansfield que tanto impactó a Lispector. Otras veces se descubre algún cuento de Clarice Lispector, como «El cuerpo», en el que dos mujeres que comparten a un amante masculino le matan y le entierran en el jardín, en donde sirve de abono para sus rosas. Otras veces revela qué lugares coinciden con qué períodos creativos de su vida; por ejemplo, la finalización de La lámpara en la embajada de Nápoles, donde cuidó a algunos soldados brasileños heridos. Moser desvela con destreza el carácter autobiográfico de las obras de Lispector hilvanando tanto citas de su correspondencia como de su propia obra. Cita Un soplo de vida, en el que Clarice Lispector habla de sí misma como escritora a través de un personaje: «El objeto —la cosa— siempre me ha fascinado y de algún modo me ha destruido. En mi libro La ciudad sitiada hablo indirectamente del misterio de la cosa. La cosa es un animal especializado e inmovilizado. Hace años también describí un armario. Después fue la descripción de un reloj inmemorable llamado Sveglia: reloj electrónico que me maravilló y maravillaría a cualquier persona viva en el mundo. Después llegó la vez del teléfono. En El huevo y la gallina hablo de la grúa. Es una tímida aproximación mía a la subversión del mundo vivo y del mundo muerto amenazador».

Lispector se casó con el diplomático brasileño Maury Gurgel Valente, y tuvieron dos hijos, Paulo y Pedro Gurgel. Vivió en las embajadas de Nápoles, Berna, Suiza tras la Segunda Guerra Mundial, pero en 1959, probablemente aburrida de ser «la esposa florero» dejó a su marido para dedicarse a la escritura. Regresó a Río de Janeiro. En 1962 comenzó una relación sentimental con el cronista y escritor Paulo Mendes Campos. Su esposa lo obligó a terminar la relación. Fue su último gran amor.

Vivió sus últimos años en el barrio de Leme, en Río de Janeiro, en un pequeño piso. Como Nabokov, se había vuelto adicta a los somníferos. Una noche se quedó dormida fumando y su departamento ardió. Las marcas de ese accidente quedaron grabadas en su cuerpo. Murió de cáncer de ovario en Río de Janeiro el 9 de diciembre de 1977.


Por qué este mundo. Una biografía de Clarice Lispector.

Por qué este mundo. Una biografía de Clarice Lispector.
Autor: Benjamin Moser.
Editorial: Siruela
Páginas: 496
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

George Simons

George Simons

George Simons (Lima, Perú, 1980). Lector obsesivo, aficionado al asombro, a la buena música y a las conversaciones de madrugada. Se formó en las humanidades, se licenció en Filosofía por la Universidad Pontificia Comillas y, en el ínterin, se enamoró de Madrid, de su gente, de Malasaña, del Museo del Prado y de otras maravillas. Trabaja como escritor, periodista científico y cultural. Colabora habitualmente con medios de comunicación de España y Latinoamérica.

Escribe tu comentario

Send this to a friend