Críticas

“Sociología del moderneo”, de Iñaki Domínguez.

Daniel Baudot
Escrito por Daniel Baudot

Sheldon Cooper, uno de los protagonistas de la serie The Big Bang Theory, define la lluvia como una gran igualadora, “pues cae en la cabeza del mediocre y del genio por igual”. Del mismo modo, existe un fenómeno igualador que no se remonta a tiempos tan inmemoriales: el encontronazo que todos experimentamos, al menos una vez en la vida, con el moderneo. Leyendo Sociología del moderneo (Melusina, 2017) parece que Iñaki Domínguez, su autor, lo ha sufrido o disfrutado demasiadas veces.

En este ensayo principalmente sociológico analiza este fenómeno desde varias perspectivas para esclarecer tanto causas como conductas y valores de un colectivo que, paradójicamente, no es tan moderno como nos hace creer.

La premisa de la que parte Domínguez es la siguiente: ser moderno es un modelo de consumo. A partir de aquí, el autor señala diferentes elementos de la cultura pop (y a veces no tan popular) para reforzar su argumentación, tirando también de intuición y experiencia personales y todo un bagaje de lecturas previas que pone en relación con este arquetipo.

Las referencias oscilan desde Jung, Heidegger, Bauman, Hegel y Nietzsche, pasando por elementos de la cinematografía y la música contemporáneas (Matrix, Lenny Kravitz, Artic Monkeys, Annie Hall, Almodóvar, videos de YouTube e incluso menciones a traperos como Pimp Flaco, Kinder Malo o La Zowi) hasta llegar a su propio círculo de amistades.

Aunque el enfoque histórico también aparece (sobre todo en los dos primeros capítulos), la relevancia radica en el análisis sociológico. El autor defiende que los modernos son un colectivo que cae en la contradicción al querer diferenciarse del resto de los mortales adhiriendo su identidad a una subcultura. Para ello, el aspirante a moderno utiliza las constelaciones propias de su colectivo: elementos identitarios elegidos conscientemente que le aportan un cierto valor simbólico en distintas situaciones. Los tatuajes, la barba a lo Gandalf, los piercings, pantalones pitillo, camisas florales, bicicletas fixie y determinados valores y formas de consumir serían ejemplos de ello.

Por otra parte, los modernos también son maestros en el arte del reciclaje, apropiándose de elementos retro y vintage para construir tanto su estética (fundamentalmente ecléctica) como parte de su consumo.

El autor también señala cómo los modernos configuran su cosmovisión en relación a la imagen aplicando filtros tanto en su sentido más instagrammer como en el sentido lingüístico, dotando a la realidad de un encanto cuya vacuidad no es extraña al ojo crítico. Aquí, el listín es interminable: runner, rider, cupcake, muffin, fofisano, lumbersexual

Igualmente, analiza otros aspectos de la vida del moderno como son la familia, o más bien la “familia moderna”, cuyos hijos están integrados en el ocio de los padres, que a su vez se extiende paulatinamete hacia hacia su concepción del trabajo (una prolongación del ocio, vaya). De ahí que las ocupaciones arquetípicamente modernas sean las de estilista, weeding planner, blogger, foodie o publicista. Todos ellos vocacionales y relacionados con la creatividad.

Pero la verdadera importancia radica en la falta de conciencia crítica que muchas veces manifiestan los afiliados al moderneo, aceptando los dogmas de la imagen, el reciclaje ecléctico, el hedonismo, la distancia emocional que los convierte en objeto de deseo, el materialismo, el consumismo, el culto a la juventud (o más bien, síntomas tardíos de inmadurez), la redefinición de una identidad distintiva manufacturada en masa y un larguísimo etcétera.

En conclusión, el ensayo es sólido, perspicaz y fácil de leer gracias a un sentido del humor que recorre todo el texto como una columna vertebral. Solo cabe esperar que no se tilde de moderno al lector por “consumirlo”, aunque siempre podrá responder esgrimiendo el inconfundible mantra definitorio de todos los modernos actuales: que no lo son.


Sociología del moderneo

Sociología del moderneo
Autor: Iñaki Domínguez
Editorial: Melusina
Comprar

 

Sobre el autor

Daniel Baudot

Daniel Baudot

(Madrid, 1992). Estudió Filosofía en la UAM y un Máster en Escritura Creativa en Hotel Kafka. Se ha formado también en corrección y elaboración de informes de lectura. Ha publicado en antologías de concursos literarios tanto de microrrelato como de relato y su poesía ha aparecido en varios medios impresos y online.

Escribe tu comentario