Videoteca de eventos

Así fue:“La Voz Cantante” Palabra de Música, con Javier Álvarez y Muerdo

«Uno de los grandes derechos que tenemos, es el derecho a cambiar»

 

Javier Álvarez está en su casa de Madrid, con su chaqueta Adidas azul, ojos ilusionados y gesto nervioso. Arranca este ciclo que él mismo coordina y en el que llamará a la puerta de músicos, compositores, cantantes para charlar con ellos. Y la inauguración de LA VOZ CANTANTE se desplaza virtualmente hasta Argentina, donde nos espera un risueño Pascual Cantero, Muerdo.

Se lanza Javier a la pura nostalgia, a una fecha clave para los dos: 1988, año en el que nacía nuestro artista invitado y fecha en la que Javier acudía al concierto de uno de sus ídolos, Michael Jackson en su gira de BAD. De este arranque cronológico pasa a la pregunta de rigor, ¿qué quería ser de mayor Pascual?, y la respuesta sorprende en todas las pantallas: ¡sacerdote! Comenta que siempre ha sido muy espiritual, y que el ser monaguillo a los  años, contribuí a ello. Pero llega la preadolescencia y asoma la vena de músico y poeta por encima de todo.

La charla entre Javier y Pascual fluye y se palpa amistad, cariño y alegría de contacto añorado. Van surgiendo las numerosas colaboraciones que lleva hechas a lo largo de su trayectoria musical: Rozalén, Luis Pastor, Amparo Sánchez, Nil Moliner, Pedro Guerra… y absolutamente destacable Luis Eduardo Aute, en su primer disco. Muerdo recuerda que tuvo una conexión con él muy hermosa a través de un homenaje que le hicieron. Apenas tenía 22 años y él 69. En un momento tan iniciático de su carrera fue un apoyo muy fuerte y de una generosidad increíble. Javier admite que encuentra un paralelismo en ese referente, ya que  los dos “personajazos” que le acompañaron a él en su segundo disco fueron Silvio Rodríguez y Aute también.

“Si quieres cambiar algo, cámbiate”, mensajes positivos, de esperanza, como es de este verso de su segundo trabajo, Tocando Tierra. Y es que asegura Muerdo, que si nada cambia, si no cambia algo dentro, no puede llegar a haber un trabajo real y profundo. Admite que está muy apegado a la canción de autor tradicional y que la influencia de Machín y Los Panchos a través de su padre, le ha llevado a cantar boleros. Javier va desgranando poco a poco ese mundo de referencias en el que Muerdo asume que el eclecticismo es el rasgo que siempre le ha acompañado. Al igual que nuestro entrevistador se define claramente como un “bailautor”, a este murciano de aire sereno no le gusta definirse musicalmente. Si tuviera que hacerlo, recurriría a la palabra “artista” en su concepción más tradicional “este va para artista”. Argumenta que todos los artistas hacen un viaje que te lleva a enrolarte en un determinado estilo en el primer disco y otro distinto en el siguiente. Muerdo, con esa inteligencia tranquila que le caracteriza, asegura: «uno de los grandes derechos que tenemos es el derecho a cambiar».

Javier y él pasean ahora su charla sobre el silencio. «Me encanta al mismo tiempo que me cuesta». Javier deja hueco también para la poesía, ¿cómo influye en su labor de compositor? Absolutamente, por lo que vemos en su respuesta: Lorca, Miguel Hernández, León FelipeÁngel González, Gil de Biedma, Gioconda Belli

Esta conversación amable, sincera, inteligente… podría seguir toda la tarde, se nota que hay sitio para los dos de una forma muy honesta. Y al igual que ha habido espacio para las preguntas y curiosidades de nuestros espectadores desde sus casas, no podía faltar la música en vivo. Es Javier el que se arranca dándole una sorpresa a Muerdo interpretando una canción del disco La mano en el fuego. Después vendrá el regalo de Muerdo para todos nosotros… la maravillosa interpretación de “La tonada de la luna llena”, de Simón Díaz.

¡Una auténtica fusión de pensamiento y voz!

Sobre el autor

Mila Valcárcel

Mila Valcárcel

Milagros Valcárcel es coordinadora de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao.

Escribe tu comentario

Send this to a friend