LdeLirica Videoteca de eventos

Así fue: Nicanor Parra, “Todo es antipoesía menos la antipoesía” Taller de poesía #LDeLírica

«Y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario»

 

Vivió 103 años y se mantuvo perfectamente cabal hasta el final de sus días. Fue un auténtico genio: poeta, matemático y físico. Harold Bloom y Roberto Bolaño le consideran el mejor poeta de Occidente. Estudiadísimo por los grandes críticos. Premio Nacional de Literatura, Premio Miguel de Cervantes y fue candidato al Nobel en diferentes ocasiones. Nos dice Gonzalo Escarpa que estamos en los “montes del Kilimanjaro poético”,  y que para entender a este gran poeta chileno, hay que leerlo, sólo así entenderemos su importancia.

Y comenzamos a compartir pantalla con una foto de nuestro elegante Nicanor Parra y con un primer poema en el que se describe a sí mismo: Fui lo que fui: una mezcla/De vinagre y aceite de comer / ¡Un embutido de ángel y bestia! Verso libre, ironía, humor y una forma muy particular de decir las cosas con verdad. Reconocidísimos escritores norteamericanos le han traducido: Allen Ginsberg, William Carlos Williams. En un acto de homenaje a Gabriela Mistral, le dedicó su poema inédito «Canto a la escuela», y esta, por su parte, elogió su trabajo y lo catalogó como «el futuro poeta de Chile». Todo en él nos predispone a la magia y tendrá una relación muy especial con su hermana Violeta. Él dirá: «La Viola y yo somos la misma persona». Y ella: «sin Nicanor, no hay Violeta». En cuanto a sus estudios, vendrá de Estados Unidos como físico especialista en indeterminación y relatividad.

Nicanor cambia para siempre el destino de la poesía latinoamericana con su estilo coloquial, popular, de la calle…  Durante medio siglo /La poesía  fue/ El paraíso del tono solemne. /Hasta que vine yo /Y me instalé con mi montaña rusa. O el maravilloso manifiesto, del que os dejamos un párrafo:

Señoras y señores
Ésta es nuestra última palabra.
-Nuestra primera y última palabra-
Los poetas bajaron del Olimpo
.

Nicanor defiende la poesía libre, verdadera, “usable” y estará en contra de la poesía de salón de altas metáforas gastadas ya. Creará un proyecto “quebrantahuesos”, juegos de collage en colaboración con Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky. En 1954 va a generar la antipoesía y comenzará a crear sus famosos “artefactos” en bandejas de pastelería: «¿Y tú me lo preguntas?/ Antipoesía eres tú», malabares poéticos que le suponen el enfado de Pablo Neruda. Se hará muy amigo de Allen Ginsberg, quien dirá de él que «tiene una rápida elegancia».

Gonzalo nos va llevando deliciosamente por su poesía, por su vida y por sus anécdotas, como la foto/trampa que le hicieron en la Casa Blanca con la mujer de Nixon y que le pasó una gran factura en aquella época. En 1982 hablará de la “ecopoesía”. Llegará a protagonizar anuncios de televisión para fomentar el consumo de leche. Increíble, inteligente y muy divertido.

Más datos curiosos, en 1992 la Universidad de Valencia montará la exposición “Oír poesía Mirar poesía”, con las obras visuales de Nicanor y nada más y nada menos que Joan Brossa. A los 96 años tendrá la valentía (y la locura) de sumarse a la  huelga de hambre de los comuneros mapuches que se encontraban en prisión preventiva. Según Gonzalo, en 2011 vuelve a hacer una cosa “muy Parra”, envía a su nieto a recoger el Premio Cervantes.

Nuestra sensibilidad se ha vuelto Nicanor en el recorrido de esta personalidad tan arrolladora, y Gonzalo nos conquista finalmente recitando el poema más conocido en Chile:

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario
[…]

El fundador de la antipoesía muere el mismo día que Salvador Dalí y su fallecimiento conmociona totalmente a su país, dos días de duelo nacional. Cuentan, que hasta el mismo reloj de su casa, sin funcionar desde hacía tiempo, rindió homenaje al poeta dando campanadas horas antes de su muerte.

Roberto Bolaño, antes de despedirse de todos nosotros, visitó al crítico Ignacio Echevarría con la intención de convencerle para que lograra publicar la obra completa de Nicanor Parra. Tres años después, visitó al chileno. Nicanor le dijo que firmaba el contrato porque a Roberto le hubiera gustado que lo hiciera, “vamos a hacerlo por Roberto”.

Sobre el autor

Mila Valcárcel

Mila Valcárcel

Milagros Valcárcel es coordinadora de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao.

Escribe tu comentario

Send this to a friend