Noticias

Asistimos a la presentación del último libro de Chantal Maillard

LA MUJER DE PIE

Chantal Maillard (Bruselas, 1951) cuenta con decenas de groupies por cada facultad de Filología y Filosofía. O al menos eso dijo la semana pasada una de las personas que intervino en la ronda de comentarios y preguntas que siguió a la presentación en Madrid de La mujer de pie (Galaxia Gutenberg, 2015), su último libro -por ahora-. Yo, que vengo de una de esas facultades, no conocí en ella a nadie que hubiera leído los libros de esta autora ni pudiera, por tanto, recomendármelos, quedando así su descubrimiento relegado a tiempos más recientes. Consuela saber que, en esto al menos, la antigüedad no es precisamente un grado. Los pocos años transcurridos desde entonces y la nutrida y siempre renovada obra de Maillard contribuyen aún hoy a mantener muy viva la pasión inicial que una siente por ese tipo de autores que desearía familia -literaria, al menos-.

Los libros de Maillard son bellos y lúcidos, líricos y analíticos, y todo esto se puede aplicar también a La mujer de pie, que es, en coherencia, fragmento y fragmentario y continúa el hilo, en otro color, al que responde toda su obra. Esa mujer de pie es Chantal pero puede ser cualquiera, como quiso aclarar ella misma. Cualquiera que padezca hasta el punto de no poder sentarse, porque es entonces cuando el dolor funciona como resorte y exige verticalidad completa. La escritora, que en un principio iba a estar acompañada por su editor, Joan Tarrida, finalmente y a causa de un contratiempo se enfrentó sola a la presentación del libro ante las decenas de personas que colmaron el sótano de la librería-cafetería Tipos infames. Comenzó entonces, con su habitual gesto tranquilo y los ojos cerrados para tomar fuerza, por compartir con los asistentes el proceso de elección de la portada del libro, “una imagen que es representativa pero no significativa, que invita a la lectura sin desvelar nada del contenido”, y cómo tras dudar entre muchas opciones, terminó por seleccionar esa ventana del danés Vilhelm Hammershoi.

En los gestos de la escritora belga-española respira no solo la sabiduría -término que no le queda grande por más que ella lo rechace- de una historia del pensamiento occidental totalmente asimilada, sino ese saber del cuerpo alimentado por sus estancias en India. Chantal Maillard continuó con la lectura de algunos pasajes del libro, como el que habla del tinnitus (ese “sonido agudo que algunas personas perciben en los oídos […] en forma de zumbido o de silbido insistente”) y el ruido blanco (“el canto de las cigarras / el sonido de las agujas de un reloj / el goteo de un grifo”) desde el que ella escribe.

Quiso ceder la palabra pronto al público, permanecer de pie para escuchar a más personas de las que nunca vi en presentación alguna preguntando al autor. ¿El libro nace de tus diarios? Sí. Sí, pero. ¿Estás trabajando en algo nuevo? Quizá. Y algunas reflexiones que los seguidores quisieron hacer públicas para conocer también la impresión de Maillard, aunque ella disfruta demasiado minimizando su alcance, respondiendo a las preguntas barrocas con un “no sé”, “es complicado, más complicado”. Disfruté yo viendo cómo juega fuera del tablero y elimina dualismos como pocos están preparados para hacerlo, cómo esquiva cualquier insistencia diferenciadora que quiere elogiarla sin haber comprendido su propuesta: “Todos somos fragmento, no importa el género, que es accidental”.

Quedémonos sobre todo con esto: “Hay que llevar a cabo el reconocimiento radical de la propia ignorancia”. Si no hubiese escrito tanto y tan bueno, Chantal Maillard sería nuestro Sócrates contemporáneo.


La mujer de pie

La mujer de pie
Autor: Chantal Maillard
Editorial: Galaxia Gutenberg
Páginas: 320
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Azahara Alonso (Hotel Kafka)

Azahara Alonso (Hotel Kafka)

Azahara Alonso (Oviedo, 1988) es licenciada en Filosofía y máster en Escritura Creativa. Autora del libro de aforismos Bajas presiones (Trea, 2016), trabaja como coordinadora de la escuela de literatura Hotel Kafka y de la web Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Escribe crítica literaria para distintos medios nacionales e imparte clases de escritura creativa y poesía.

Escribe tu comentario

Send this to a friend