Noticias

9 genialidades que definen a Beethoven

José Antonio Redondo

Uno de los fines que perseguimos en Ámbito Cultural es el de democratizar las artes, la música. Estamos en el año Beethoven, que fue ejemplar en esto y queremos rendirle homenaje desde aquí. No es un año cualquiera: es el 250 aniversario de su nacimiento en Bonn.

¿Fue un genio? Por si alguien tiene dudas repasemos brevemente unos datos clave:

  • Precocidad: dio su primer concierto con siete años, su padre le obligó a seguir un perfil de niño prodigio, similar al de Mozart, por lo que pronto dominó el piano, el órgano y el clarinete. A los 11 años compuso su primera obra y trabajaba como organista.
  • Reconocimiento de Mozart: Cuenta la leyenda que cuando viajó a Viena con 17 años y se encontró con Wolfgang, su modelo a seguir, éste dijo de él «Recuerden su nombre, este joven hará hablar al mundo».
  • Ser músico a pesar de la sordera. A los 20 años ya padecía tinnitus, hacia 1800, con sordera agravada comenzó a componer una sucesión de obras maestras indiscutidas. Su última gran obra, la novena sinfonía, data de 1823, la estrenó totalmente sordo. Cuando hay voluntad y talento, no hay barreras.
  • Ser un innovador: en 1800 revoluciona la música clásica, de la que era el principal bastión como sucesor de Haydn y Mozart, con su tercera sinfonía, la “Heroica”. Toda su carrera restante estuvo introduciendo innovaciones, en las formas musicales y en la instrumentación, incluso en sus últimas obras; la novena es famosa por la introducción del coro.
  • Creó sin parar: existen catalogadas 343 obras, 138 “Opus” y 205 WoO.
  • Un temperamento imparable: arisco, tosco, malhumorado, y con una voluntad de hierro, la vida no fue fácil para el y era un solitario, pero sabía que había nacido para la música: “poco ha faltado para que yo pusiera fin a mi vida. Mi arte, y solamente él, me ha retenido. Ay, me parecía imposible dejar este mundo antes de haber realizado todo aquello para lo que me sentía destinado.”
  • Ser único y ser el primero: ha dejado su legado, pero nadie ha hecho ni podría hacer lo que él hizo, hasta que surgió Beethoven los músicos, aunque escribieran obras eran básicamente intérpretes, él fue el primero que a principios del siglo XIX pudo desarrollar su carrera como compositor.
  • Por su visión y humanismo: Beethoven abrazó los ideales democráticos y de libertad de la Revolución Francesa, quiso hacer su música para toda la humanidad, el sentido heroico de la búsqueda de la libertad y de la alegría, que aparece en muchas de sus grandes obras eleva su creación por encima de casi todos sus contemporáneos y lo hace intemporal.
  • Por que lo admiraron como portento E.T.A. Hoffmann, Wagner, Theodor W. Adorno y muchos otros.

Genialidad nº1: Cantata por la muerte de José II, WoO 87

En febrero de 1790, fallecía José II, emperador de los imperios de Austria y del Sacro Imperio Romano Germánico. Este monarca ilustrado tuvo a su alrededor a Haydn y Salieri (su maestro de capilla), ambos profesores de Beethoven, y también a Mozart, que fallecería poco después. Ludwig compuso su con este motivo su Cantata a la muerte del Emperador José II (WoO 87), se trata de una obra coral para cuatro voces, coro mixto y orquesta, con texto poético de Averdonk. No se estrenó en vida de Beethoven, hoy día es considerada su primera gran obra, tenía tan sólo 19 años y su profesión en la corte era la de violinista de capilla. La partitura no apareció hasta 1884, en una subasta y fue entonces cuando se estrenó:

“Incluso si no hubiera nombre en la portada nada podría conjeturarse – ¡Es Beethoven de cabo a rabo! El hermoso y noble “Pathos” sublime en su sentimiento e imaginación, la intensidad, tal vez violenta en su expresión, por otra parte, la voz principal y la declamación; y en los dos movimientos extremos, todas las características que podemos observar y asociar con sus obras posteriores”. Brahms, tras examinar la partitura.

Genialidad 2: Sonata “Patética”

La Sonata n.º 8 en do menor, Op. 13 fue subtitulada por el editor como «Pathétique». Se publicó en 1799 cuando el compositor tenía 27 años. No hace falta ser ni músico ni pianista para apreciar que se trata de algo extraordinario. Es expresiva, reflexiva, llena de recursos rítmicos, tímbricos, armónicos, de intuiciones y de hallazgos melódicos, de matices.  Está escrita en do menor, la tonalidad que utilizaba Beethoven para trasladar el espíritu del Sturm und Drang. No sólo está cargada de emoción, es por sí misma parte del patrimonio cultural de Alemania y de Europa. Con esa edad su oído le daba serios problemas, escuchaba zumbidos constantes.

Genialidad 3: Sonata “Claro de luna”

Esta obra, publicada en 1802, es una de las más famosas, aunque en realidad no se llama Claro de luna, la sonata para piano n.º 14 en do# menor se publicó con este epígrafe: Sonata Quasi una Fantasia per il Clavicembalo o Piano-forte composta e dedicata alla Damigella Contessa Giulietta Guicciardi da Luigi van Beethoven. La condesa era una joven alumna de la que se había enamorado:

El corazón siguió de alguna manera rondando sus sonatas, se dice que la Sonata para piano número 31, Op. 110 en la bemol mayor es un réquiem dedicado a su gran amor, Josephine Brunsvik.

Genialidad 4: Tercera Sinfonía, “Heroica”

Con esta obra, de 1803, entramos en el primer logro completo del gran Beethoven. Transforma el concepto de sinfonía clásica por su forma, duración, armonía y contenido emocional. Es también una de las primeras obras musicales en introducir elementos que luego serían claves en el romanticismo. Hay varias piezas de Beethoven que dialogan o guardan relación con obras de Mozart, ésta es una de ellas. También dialoga con su anterior obra… y con el futuro. Musicalmente es una obra llena de ideas y recursos, artísticamente un logro. Algunas partes forman parte ya de la cultura popular por su uso fuera de la sala de conciertos, es el caso de la “Marcha Fúnebre”:

La quinta sinfonía: he aquí un mago

Compuesta entre 1804 y 1808, se ha convertido en una obra inmensamente popular y conocida, con sus inconfundibles tres corcheas y blanca con calderón (tátata-táaaa) que han hecho correr ríos de tinta sobre el destino. Si alguien piensa en música clásica es muy probable que la primera obra que se le pase por la cabeza sea ésta. Está escrita en do menor (otra vez el Sturm un Drag). En la historia del arte se habla de la radical modernidad del simplísimo cuadro negro sobre fondo blanco de Málevich, pero sacar una sinfonía entera con la riqueza musical que tiene ésta, de un motivo melódico tan extremadamente simple, es algo propio de un mago. Desde el primer compás al último del apoteósico final es brillante, perfecta y conmovedora.

Tenía tal potencial creativo Beethoven en esa época que la pieza no se estrenó en solitario, sino en un concierto de cuatro horas con dos sinfonías, varias piezas corales y …

La sexta genialidad: El concierto para piano nº4 en Sol mayor

Definida por su biógrafo Emil Ludwig como el «más perfecto concierto para instrumento solo jamás compuesto». En vida del autor se la calificó de admirable, sutil, singular, artística y compleja… Pero cayó en el olvido. La pieza fue rescatada en 1836 por Felix Mendelssohn. El problema de algunos genios es que algunas veces se adelantan a su tiempo.

Genialidad 7: Fidelio, una sola ópera, pero ¡qué ópera!

“Su Fidelio tiene más de Misa que de Ópera; los sentimientos que expresa proceden de la esfera de lo sagrado, y predican una “religión de humanidad” que nunca encontramos tan bella o necesaria como hoy, después de todo lo que hemos vivido. Aquí radica la fuerza singular de esta ópera única… Independiente de cualquier consideración histórica… el llameante mensaje de Fidelio nos afecta hondamente.

Nos percatamos de que para nosotros los europeos, como para el resto de los hombres, esta música siempre representará una llamada a nuestra conciencia.” (Wilhelm Furtwängler, 1948, poco después de la caída del nazismo).

Genialidad 8: La Gran Fuga: la obra de un músico del futuro

Igor Stravinsky dijo que la Grosse Fuge es una “absolutamente contemporánea, una obra musical que será contemporánea para siempre”. Se le ha llamado testamento musical, otros han dejado descripciones más claras que las que se nos puedan ocurrir: “la fuga más salvaje y grandiosa jamás compuesta…. la Gran Fuga es más que una pieza, es un Santo Grial musicológico, un vórtice de ideas e implicaciones.” (Alex Ross). Fue escrito en 1825, como el movimiento final del Cuarteto de cuerda en si bemol mayor, Op. 130, pero debido a la mala acogida que causó su rareza el propio Beethoven la separó como pieza independiente. En realidad, la genialidad abarcó a casi todos sus cuartetos. Stranvinsky tenía razón y su modernidad ha continuado viva, a partir de una forma del pasado, la fuga, y saltando de compositor a compositor, incluido al gran György Ligeti.

La Novena

El movimiento final es un símbolo de la libertad. La Sinfonía n.º 9 en re menor, op. 125, es la catedral del sinfonismo clásico, en cierto modo, su destino, la máxima expresión de todo lo que quería, de todo lo que creía, de todo lo que su inmenso talento artístico podía ofrecer a la humanidad. Se estrenó en 1824. Ludwig estaba sordo y sólo pudo imaginar la música y los aplausos. Fue la última sinfonía completa que pudo escribir. No bastaba la música ya que también es una de las cumbres de la cultura europea, y dio voz a un texto de Schiller, una versión resumida de la Oda a la Alegría, en la que escuchamos fragmentos así:

Gozosos como vuelan sus soles
a través del formidable espacio celeste,
corred así, hermanos, por vuestro camino alegres
como el héroe hacia la victoria.

Hoy es el himno de Europa y con razón. Beethoven inmortal, cumple 250 años. Y cumplirá 1.000 y 10.000 más.


BTHVN 2020 - Beethoven The New Complete Edition (3 Blu-Ray + 118 CD + 2 DVD)

BTHVN 2020 - Beethoven The New Complete Edition (3 Blu-Ray + 118 CD + 2 DVD)
Artista: Varios artistas
Sello: DG
Comprar

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

Sobre el autor

José Antonio Redondo

José Antonio Redondo

José Antonio Redondo ha desarrollado su actividad profesional entre los ámbitos de Internet, la formación y la cultura. Es cofundador de Hotel Kafka. Ha trabajado más de 20 años en el campo del eLearning como consultor y directivo y lleva más de 25 liderando proyectos en el ámbito digital y escribiendo libros y manuales sobre estas materias y sobre management. Actualmente es director de estrategia digital e infraestructura web de IMF Business School; siendo también director de ambitocultural.es, la web de cultura de El Corte Inglés. Fue vocal desde su fundación de la Comisión de Innovación y Nuevas Tecnologías de CEIM (Confederación de Empresarial de Madrid - CEOE) y de la Comisión de eLearning de la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI). Es autor también de varios libros, artículos y manuales relacionados con la gestión de calidad en empresas de servicios, Internet y comercio electrónico. Tras estudiar Ciencias Químicas y Matemáticas en la UCM, se especializó en dirección de empresas y en gestión de producción y tecnología en la Universidad Politécnica de Madrid así como en todos los aspectos relacionados con Internet. Cursó Piano en la Escuela de Música Creativa y es Máster en Creación Literaria por la Escuela de Letras de Madrid.

Escribe tu comentario

Send this to a friend