Críticas

Blackie Books publica “Cándido”

candido

Blackie Books publica “Cándido”, el clásico de Voltaire editado con las ilustraciones del genial ilustrador británico Quentin Blake: un libro imprescindible.

Sobre el Cándido de Voltaire no se debería decir mucho. Es un clásico. Merece la pena leerlo y por eso es un clásico. Quizá lo único que se pueda aportar es que es un libro tremendamente divertido. Escrito con un gran sentido de la ironía. Una ironía que los autores franceses han perdido, persiguiendo una más elaborada, y que es totalmente ajena a los maestros británicos. Éstos, los británicos, son hábiles y se caracterizan por la precisión lingüística del escalpelo y la profundidad del estoque.
Voltaire poseía una inteligencia aguda y una ironía sencilla y clara. Sencilla como un mazo y clara como el destello de una explosión. El Cándido es abundante en situaciones grotescas que jamás despiertan la risa sino la sonrisa. La diferencia es importante. La crítica a los sistemas filosóficos continentales del momento, sobre todo el de Leibniz, es demoledora. El cachondeo inherente de la novela de aventuras, sus rupturas temporales y sus inverosímiles situaciones en las que los muertos nunca están muertos del todo, se ven a través de la mirada del autor más ridículas y divertidas que nunca. Mas eso no consigue disminuir el cariño que se toma a los personajes. A cada cual más perdido, inútil y maltratado: Cándido y su obvia candidez, Cunegunda la violada y Pangloss el filósofo ahorcado. Los personajes son imbéciles pero imbéciles humanos. Tontos en los que nos vemos reflejados y que además funcionan como auténticas bombas de relojería para las construcciones metafísicas de todos los otros tontos que se creen muy listos.

El libro se puede conseguir en múltiples ediciones de tapa blanda, dura y en cuero con pedrería. Todas las tiendas de segunda mano poseen algún ejemplar del Cándido o deberían ser quemadas. Los precios varían desde el mísero euro hasta los múltiples ceros. En un nido tan repleto de crías, Blackie Books ha acertado claramente al lanzar esta edición ilustrada por el lápiz de Sir Blake. Han conseguido un producto bien diferenciado. Sus dibujos potencian la mordacidad del relato y perfilan el patetismo de los personajes. Al igual que hizo con los clásicos de Roal Dahl el trabajo de Quentin Blake se antoja acelerado y bosquejado, aunque posee la limpieza de ideas necesaria para acompañar la narración sin distraer. Brillan excepcionalmente las pocas ilustraciones en color. El ilustrador parece haberse sincronizado a la perfección con el tono del libro aportando sencillez y contundencia sin olvidar el cariño con el que Voltaire trató a sus personajes. Las ilustraciones parecen pertenecer al libro, quedando al final la sensación de que algo faltaría sin ellas. Al contrario que otras ilustraciones clásicas, pensando por ejemplo en Doré, no es la intensa belleza de la ilustración la que marca sino el acertado engranaje que forman el dúo de ilustrador y el autor. Quizá distanciados en el tiempo y en el espacio (uno inglés y el otro francés, uno un ilustrado dieciochesco y otro un british niño de la Segunda Gran Guerra) en ésta edición ambos van perfectamente sincronizados como el ojo y el índice de un francotirador.


Cándido

Cándido
Autor: Voltaire
Editorial: Blackie Books
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Redacción de Ámbito Cultural

Redacción de Ámbito Cultural

Escribe tu comentario

Send this to a friend