Videoteca de eventos

Así fue: Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak, en Los Clásicos dan la Nota, con Ramón Torrelledó

Un viaje para “descubrir” América

 

¿Estáis preparados para viajar a América… mejor aún, para “descubrir” América en un barco capitaneado por una sinfonía? El director de orquesta Ramón Torrelledó nos adentra en la obra más conocida del compositor checo Antonín Dvorak, “Sinfonía del Nuevo Mundo”. Un recorrido emocional e histórico, con todas las interesantes claves que nos aporta siempre Torrelledó.

La primera observación que nos lanza es la gran relación que tiene con su título. El problema está en que habitualmente no está bien traducido.  En realidad la traducción es «Sinfonía desde el nuevo mundo» y es una referencia que hace Dvořák hacia la antigua Europa demostrando una evolución.  Se trata de un homenaje a Estados Unidos, país donde pasó dos años y medio de su vida y que fue fundamental en su carrera artística. En 1892 fue invitado por la directora del Conservatorio Nacional Americano de Nueva York para convertirse en director de la institución y elevar su prestigio. Aceptó y viajó allí desde Praga.

Durante este viaje se produce en Dvorak un descubrimiento de la música norteamericana. Por un lado los cantos espirituales de los negros norteamericanos, por otro la música popular estadounidense, y por último los ritmos de los aborígenes norteamericanos. Todo esto produce en el compositor una profunda impresión y una transformación que le sirve de inspiración para componer en 1893 esta famosa obra, actualmente conocida como sinfonía nº 9.

Con estos tres temas planteados, Torrelledó nos va introduciendo en cada uno de los cuatro movimientos que componen su estructura. Los temas musicales que va compartiendo con nosotros sacuden y emocionan… Flautas, oboes, trompetas, trombones, timbal, platillos… Sin olvidarse de la música de su Bohemia natal, Dvorak plasma en esta sinfonía temas originales que incorporan ciertas características de la música indígena. El resultado es una obra que refleja las impresiones de Dvorak en América en la que podemos apreciar el ritmo de la música Gospel así como de algunas canciones de los indios americanos.

Sweet low, sweet chariot, esa gran inspiración en los espirituales negros… Luego vendrá el turno del tema del indio Hiawatha… y así hasta la gran batalla final en la lucha por la supervivencia y la libertad… Los titanes se elevan hermanados en un final apoteósico y triunfal. El nuevo estilo norteamericano acaba de nacer.

Dvorak logra crear un nuevo mundo con un estilo propio. Un auténtico intercambio cultural para una sinfonía que calará en la cultura popular con temas ampliamente utilizados en películas y publicidad.

¡Bravo, Torrelledó!

Ver en Facebook

Sobre el autor

Mila Valcárcel

Mila Valcárcel

Milagros Valcárcel es coordinadora de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao.

Escribe tu comentario

Send this to a friend