Escrito por

El Hombre llegó a la Luna (poéticamente) y todes vivimos en la incertidumbre, por Gonzalo Escarpa

Gonzalo Escarpa
Escrito por Gonzalo Escarpa

Serie
LA LENGUA DEL MUNDO

Sólo hay mundo donde hay lenguaje
Heidegger

EL HOMBRE LLEGÓ A LA LUNA (POÉTICAMENTE) Y TODES VIVIMOS EN LA INCERTIDUMBRE

 

En realidad no estamos muy seguros de haber llegado hasta la Luna.

En realidad, ¿estamos seguros de algo?

Sí, claro. Son muchas las certezas que suelen bombardearnos, como los meteoritos golpearon esa Luna cantada por los poetas generando sus cráteres. Quién sabe si esas certezas también nos provocan cráteres…

 

El caso es que está claro que sí intentamos hacernos con el cosmos. Seguimos intentándolo, de hecho. ¿No intenta él también hacerse con nosotros? Es justo, por lo tanto.

Cuentan que USA llevó a cabo pruebas de alunizaje en algunos desiertos lejanísimos.

Llegaron con sus naves, sus escafandras, sus banderas. Desde lo alto de una colina los observaba un Hombre, nativo de esas tierras desoladas.

El Hombre los miraba largamente, mientras los astronautas de la NASA desplegaban sus cables, sus gestos espaciales y sus tecnologías increíbles.

 

Cada día el Hombre se apostaba en aquella colina arenosa y los miraba, silencioso.

Los astronautas se acostumbraron a su presencia, así que lo saludaban amistosamente, incluso compartían minutos y cigarros al hilo de esas pequeñas conversaciones atávicas, corteses: hablamos sobre todo para no hablar realmente sobre nada, hablamos sobre el tiempo y, en este caso, claro, sobre el espacio.

 

Llegó el día de recoger todos los bártulos cósmicos y despedirse del Hombre.

Ese día el Hombre habló más que los anteriores.

Pidió un favor. Su tribu, dijo, estaba en conexión con los Habitantes de la Luna. Quería enviarles un mensaje. Ya que iban a viajar hasta allí, qué les costaba transmitirlo. Les entregó un papel el Hombre, escrito en su extraña lengua originaria.

No lo tomaron muy en serio, pero al llegar a la base uno de los implicados recordó aquel papel, lo entregó al jefe de la operación, a quien le hizo gracia la historia y pidió que encontraran un intérprete. Éste tradujo el texto del papel y se rio con muchas ganas.

 

—¿Qué dice, pues, el Hombre?

—Exactamente esto —replicó, riendo todavía—: “No hagáis caso de nada de lo que os digan estos seres disfrazados con raros trajes blancos. No son amigos. Os mentirán, se quedarán con vuestras tierras y os las cambiarán por abalorios”.

 

Yo no sé si esta historia es verdad. Pero si sé que la verdad podría ser un meteorito peligroso, capaz de destruir tu personal capa de ozono y marcarla con un cráter lunar.

¿Habrá futuros viajes espaciales hacia la incertidumbre?

¿Hacia tu incertidumbre?

¡Quién sabe!

 


Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votos, promedio: 4,75 de 5)
Loading...

Sobre el autor

Gonzalo Escarpa

Gonzalo Escarpa

Director de La Piscifactoría
Coordinador de #LunesDeLírica. escarpa.net/.

Escribe tu comentario

Send this to a friend