Críticas

“El testamento de la rosa”, de José Antonio Olmedo López-Amor

El testamento de la rosa
Sonia Aldama
Escrito por Sonia Aldama

Dice la biografía de José Antonio Olmedo López- Amor (Valencia, 1977), que es poeta, crítico literario, ensayista, pintor y, además, Técnico de Imágen y Sonido. Se diría entonces que Olmedo es un artista de la palabra y de la luz del que hoy escribimos para celebrar su segundo libro de poesía:

El testamento de la rosa (junio, 2014).

Firma el prólogo el poeta valenciano Blas Muñoz Pizarro que habla de la imperfección, la transformación y la revelación, tres partes que son las mismas que dividen el libro, una estructura que nos acerca a ése descubrimiento al que el autor necesita llegar, en el que también aterrizamos los lectores. El seudónimo del poeta, Heberto de Sysmo, y el título del libro son evocadores, como los versos: nos lleva a otros lugares, a otro sitio, a lo clásico, a una tradición no exenta de proeza contemporánea.

En El testamento de la rosa, López- Amor se arma de fuerza para desatar y deshacer el dolor del duelo, ahuyentar a la muerte y recuperar a través de los versos, ya para siempre la rosa: imagen que maneja a lo largo del poemario, que nos traslada una sincera declaración de amor a la madre mujer, a la mujer madre, a la vida, entonces.

“Perdona que no haya sabido lo bastante

como para quererte tanto”.

Cuenta el poeta en uno de los versos dedicados a esa Rosa, versos encadenados que conforman un libro como una carta de despedida, o la certeza del amor que no muere si evitamos su ausencia a través de las palabras: la pulsión entre la vida y la muerte, uno de los grandes temas de la literatura que el poeta aborda con maestría.

Si observamos la retaguardia de la poética del autor, comprobamos la rigurosidad con la que Olmedo trabaja, que es una de las claves para estudiar su manera de componer: sentimos la pasión con la que mancha de tinta el papel y lo envuelve de lirismo. Olmedo eleva las palabras y deja que caigan con la suavidad lúcida de la buena poesía.

Terminamos con una muestra de la destreza poética del escritor, que, además, ha dado como resultado que Testamento de una rosa sea finalista este año del VI Certamen de Poesía Poeta Juan Calderón Matador.

A LA ESPERANZA

A Elena Torres

Tú eres, de mis recuerdos, el más limpio

holografía de una primavera,

un estero cubierto por magnolias

tapiz de cientos de árboles quemados.

Un color confinado a una gran celda,

la promesa de amor en el infierno,

el frasco que contiene las esencias

que disuelven las nubes de la duda.

Un sol entre las sombras protestando,

el abrazo de luz que reconforta

a cualquiera que vuelva de lo oscuro,

la huella que demuestra que aún no ha muerto

aquello por lo que mi vida diera.

El motivo por el que me levanto

cada día a esperar promesas rotas

el sueño inacabado que yo acuno

y protejo, llorando a la inocencia.


El testamento de la rosa

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Sonia Aldama

Sonia Aldama

Escribe tu comentario

Send this to a friend