Críticas

“En Lower River”, de Paul Theroux

En Lower River

Paul Theroux regresa a África en su última novela, En Lower River. Partiendo de una premisa aparentemente inocente, un hombre que recibe un teléfono móvil como regalo de su mujer, Theroux nos lanza sin remos río abajo hacia el abismo en el que se convierte la vida el Ellis Hock, su sexagenario protagonista. A primera vista su vida es anodina, dueño de una tienda de ropa venida a menos y cuya única época de felicidad fueron los 4 años que pasó como profesor en Malabo, pueblo ficticio situado en Malaui, durante su periodo como voluntario en los Cuerpos de Paz. El divorcio hace que regrese a África con el fin de rememorar lo que considera sus mejores años. Ahí comienza su pesadilla.

Theroux narra como quien sigue los surcos que dejan las sierpes en tierra. Así la trama sigue los vaivenes de Ellis en África, una vez llegado a Malabo, donde termina prisionero, para con cada intento de fuga terminar de regreso en la aldea que como una pitón lo mide poco a poco mientras devora su dinero. Como le explica Gala (su antiguo amor): “cuando se haya terminado el dinero, te devorarán a ti”. El lector se deja llevar a ese banquete sometido a continuos cambios de dirección que parecen tener un mismo fin, la cabeza de la serpiente, los metafóricos colmillos a punto de clavarse sobre la carne blanca y pálida de Ellis, al que en Malabo llaman el “Hombre serpiente”.

No podemos menos que apreciar la influencia de Conrad a lo largo de la novela, el viaje hacia la locura, la degradación del personaje mientras avanza la obra, convirtiéndolo casi en la imagen de un animal, un viaje hacia las tinieblas en el que Theroux tiene el acierto de separarse de su predecesor. Porque uno de los mayores logros de la novela es la crítica descarnada, sin tapujos, a la falsedad de la sociedad actual. “Todo el mundo mentía”, acaba por reconocer el protagonista. Todo el mundo se mueve por un único motivo: el dinero. Un motivo que Ellis descubre no es propiedad privada de África, por ejemplo cuando recuerda su vida en América, enfrentado a una hija que ante el divorcio de sus padres le pide su parte de la herencia por adelantado, no vaya a ser que le de por casarse de nuevo.

Theroux critica de un modo ácido, a veces cómico, en una sátira casi Swiftiana al hombre blanco. Desde el mismo Ellis, con su recuerdo idealizado y su visión de África como el paraíso perdido, hasta L’Agence Anonyme, una organización que tiene el fin aparente de ayudar con comida y vacunas y que se lleva a estrellas del rock en helicóptero a tirar bolsas de ropa mientras la música suena a todo volumen. El hombre blanco que presenta el autor se acerca a África con un aire de superioridad, como una fuente de dinero para ayudar y no como alguien que desea comprender lo que está ocurriendo. Allí Ellis es el “otro”, alguien a quien temer porque tiene poder (es decir, dinero), y que al final se convertirá en una marioneta que ya no da ningún miedo.

Cabe destacar los aciertos del traductor de la novela, Ezequiel Martínez Llorente, que transmite las complejidades lingüísticas de la obra de modo magistral. La traducción consigue representar la comunicación lingüística que en el original baila entre el inglés y el sena, el idioma local. Los juegos fonéticos quedan patentes y Ezequiel consigue que el lector español no se pierda esa parte fundamental de la obra.

En Lower River es una novela que en muchas ocasiones no resulta agradable de leer, nos lleva por sendas que quizás no queramos recorrer y tiene el deseo de aterrorizarnos, morder al lector y “envenenarlo” como los serpientes, pero con una buena dosis de realidad que nos colocará frente a nosotros mismos: ese hombre blanco.


En Lower River

En Lower River
Autor: Paul Theroux
Editorial: Alfaguara
Páginas: 376
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Patricia Martín Matas

Patricia Martín Matas

Patricia Martín Matas es reseñista en Ámbito cultural desde 2012, después de terminar el Máster en Escritura Creativa Hotel Kafka. Ha publicado participado en las antologías Relatos de Mujeres 7 (Torremozas) y en Servicio de habitaciones (120Pies). También ha ganado dos premios de poesía del Certamen Literario Memorial Florencio Segura (segundo premio en 2013 y primero en 2014).

Escribe tu comentario

Send this to a friend