LdeLirica Videoteca de eventos

Así fue: Gioconda Belli “De la costilla de Eva” en #LDeLírica

« Cuando era joven creía en la utopía, pero creo que sería algo aburrida»

Desde Managua, Nicaragua, nos recibe con “todo el país bajo su piel”, Gioconda Belli.  “Si en la lid el destino te derriba; si todo en tu camino es cuesta arriba, […] Date una tregua, ¡pero no claudiques!”, con estas palabras de Kipling, recogidas por Gonzalo Escarpa del FB de nuestra invitada, abrimos este prometedor encuentro.

Este mantra luchador nos deja ver cómo es Gioconda, «no me puedo apartar de lo que pasa en este país… me metí a amarlo tanto…». Sus versos se enredan entre esa política que le ha tocado vivir, la irresponsabilidad de su Gobierno… “tantas veces me he propuesto olvidarte como si fueras un amante cruel”. Ella es casi más de hablar de la lucha, de la crítica a la  dictadura, que de literatura. Comprometida absolutamente, nos cuenta que Aristóteles decía que uno de uno de los sentidos de la vida es desarrollar el potencial que uno tiene al máximo. En El país bajo mi piel, unió sus dos compromisos, el país donde nació y el sexo con el que vino al mundo.

Gioconda vive la vida como un don enorme, «me repugna la idea de morir, en mi epitafio quiero que pongan “yo no quería estar aquí”». Con esa sonrisa maravillosa con la que conversa infinitamente, nos dice que no se siente de la edad que tiene, «me inventaron una edad que no es la mía».

¿Cómo entiende la poesía esta luchadora con vocación de servicio a los demás?, «no la entiendo, para mí es algo mágico desde el primer poema que escribí. Recuerdo perfectamente aquel momento a los veinte años… estaba en el jardín de mi casa y me fui corriendo a mi máquina de escribir». A Gioconda “le sucede la poesía”, «no la invoco, me persigue hasta que la escribo… es la conexión con lo más profundo, no se puede definir».

Inevitable no hablar con ella sobre feminismo, femineidad… y el erotismo de sus novelas. Su madre le hizo sentir que ser mujer es maravilloso «y que yo tenía el poder de dar la vida… me hizo ver la capacidad de mi cuerpo y de celebrar mi sexualidad». “Una mujer es un taller de seres humanos”, nos recita, mientras defiende que su poesía es sensual y que los seres humanos están hechos para la belleza.

Conceptos importantes como la libertad, para esta mujer de referencia –cuyas obras han sido traducidas a más de veinte idiomas– suponen algo fundamental pero muy complejo, «es una construcción para la que necesitas haber solucionado primeramente otros tantos aspectos: casa, comida…».

Gioconda es para pensarla, para pararse un ratito en todo lo que dice, «el mundo siempre va a ser complejo porque los seres humanos somos complejos. Cuando era joven creía en la utopía, pero creo que sería algo aburrida. El ser humano crece con los desafíos, con las crisis… todavía no sabemos cómo hacerlo, pero hace falta que haya más pensamiento, el problema es que la izquierda se quedó sin respuestas…».

Vehemencia, elegancia, potencial… un auténtico volcán comprometido con la lucha por los derechos y con la belleza de todo. Lo sublime para el final, la lectura de sus poemas, un privilegio de recital que termina con un regalo… esos versos que le sucedieron en el jardín de su casa y que la unieron irrefrenablemente a la poesía:

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos,

nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto.

Todo lo que creó suavemente

a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor,

las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa

todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

Contamos, como siempre,  con la coordinación del intrépido Gonzalo Escarpa.

¿En qué consiste el ciclo “LdeLírica”?

#LDeLírica es una iniciativa impulsada por El Corte Inglés en Twitter e Instagram, con el objetivo de fomentar la creación y la difusión del género poético. Inició su andadura el 18 de enero de 2016 como #LunesDeLírica y que se extendió, desde el 24 de septiembre de 2018, a la sala de Ámbito Cultural de Madrid (séptima planta del centro comercial de Callao).

La despedida del fin de semana, el regreso a la rutina de los días laborables, y algunas inquietantes estadísticas, han dado fama de oscuro y triste a este día consagrado a nuestro blanco satélite. Los remedios habituales contra la depresión como el Prozac o la psicoterapia aún no han llegado a paliar esta sensación. La palabra y la poesía sin embargo sí que pueden hacer del lunes un día más apacible y amable, así como hacernos encontrarnos con la diversidad de artistas y poemas que habitan nuestras ciudades, en este caso, Madrid.

Madrid es una ciudad en la que la poesía es capital. Cada año surgen nuevas iniciativas, editoriales, festivales, autores y espacios que configuran un espacio vivo y fértil, una república poética que se expande constantemente. Como sabía Lorca, la poesía no quiere adeptos, sino amantes. Y estos, a día de hoy, no sólo aumentan y defienden con energía la palabra, sino que se organizan, colaboran y comparten, dando lugar a grupos de afinidad que trabajan incansablemente.

LdeLírica trazó en su primera temporada una red de colaboración, de entrega y de sentido. 16 lecturas poéticas después (gracias, Juan Carlos Mestre, Luisa Castro, Javier Ruibal, Ana Rossetti, Andrés Neuman, Poesía o Barbarie, Genoma Poético, gracias siempre a los que forman parte de esta tropa poética), tras el cierre de la primera temporada y la celebración del I Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica, continúa ahora su segunda temporada.

Escribe tu comentario

Send this to a friend