Críticas

“La canción del oso”, de Benjamin Chaud

La canción del oso
Cristina Fernández
Escrito por Cristina Fernández

El nuevo trabajo del francés Benjamin Chaud supone un libro divertido y entretenido en el que las ilustraciones cobran más importancia de lo habitual. Basándose en la técnica de escenarios repletos de personajes, el libro narra la historia de un padre que busca a su travieso hijo por todos lados y que requerirá de la colaboración del lector para dar con él.

En el bosque ha llegado el momento de hibernar pero en el camino del pequeño oso se cruza una abeja y éste decide seguirla hasta su panal con ganas de un banquete de rica miel. Cuando Papá oso descubre que osito no está, tendrá que desperezarse y salir tras sus pistas en una búsqueda que le llevará desde el profundo bosque hasta la mismísima ópera de París.

La historia tiene como inspiración las colmenas que se encontraban en la azotea de la Opera de París. Tomando esta anécdota como fuente, el autor de Pomelo crea una simpática y sencilla trama donde los lugares de la historia pesan más que las acciones.

El libro se basa por tanto en la mirada. Propone un juego visual, constante en cada una de las ilustraciones. Estas se enmarcan en un escenario distinto, el bosque, la ciudad, la opera, los camerinos… y en cada una de ellas, un sinfín de personajes distintos y de detalles cuidados que nos recuerdan el trabajo de Mitsumasa Anno. Las distintas páginas conforman un paisaje diferente donde se nos propone el reto de descubrir al pequeño osito. Pero no nos confundamos, La canción del oso no es una mera serie de dibujos donde encontrar a un personaje entre la multitud. Chaud toma esta tradición pero construye además una historia que avanza y funciona. Que se complementa perfectamente con el juego de búsqueda y termina configurando un verdadero cuento infantil y un trabajo visual maravilloso.

El libro, editado por Edelvives en gran formato, contiene lámina a lámina la vida parisina al completo, los detalles a modo de divertida fotografía del bullicioso París y del tranquilo bosque otoñal. La naturaleza aparece con todos los animales que viven en ella, la ciudad de París abarrotada de gente y coches, donde impera el detalle. Cada una de las múltiples ventanas de los edificios parisinos esconde una acción, un momento. Cada uno de los árboles esconde un animal, un bichito. Guiñós, bromas cada vez que miramos a un lado u otro en búsca del pequeño osito.

Un libro entrañable y divertido con el que leer, jugar, mirar y sobre todo pasarlo bien.


Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Cristina Fernández

Cristina Fernández

Escribe tu comentario

Send this to a friend