Críticas

“La invención del aire”, Steven Johnson

Joseph Priestley
José Antonio Redondo

Steven Johnson, divulgador científico y autor de libros de culto como ‘Sistemas Emergentes’ y ‘La mente de par en par’ recorre la historia de las ideas en la época de la Ilustración y la Revolución norteamericana de la mano de Joseph Priestley.

Priestley fue el científico inglés del XVIII que descubrió que las plantas generaban aire respirable. Clérigo protestante de carácter herético, filósofo y pedagogo, fue una de las figuras onmipresentes en la época de la Ilustración, aunque también fue víctima de los cambios que devinieron tras ella.

Priestley fue en aquella época además del químico más influyente tras Lavoisier uno de los mayores expertos en electricidad, aún con un elevado perfil experimental fue capaz de postular, veinte años antes de su demostración, la Ley de Coulomb, aunque por el contrario no supo reconocer que su mayor descubrimiento “el del aire”, no era otra cosa más que uno de los elementos más relevantes de la naturaleza: el Oxígeno.

Aunque el libro utiliza como armazón la biografía de Priestley persigue unos propósitos más ambiciosos. Dice el propio autor:“Éste es un libro de historia sobre la Ilustración y la Revolución norteamericana, sobre el ciclo del carbono dentro del planeta y la química de la pólvora, sobre el auge de los cafés en la cultura europea, sobre la dinámica emocional entre dos amigos…”.

En efecto, nos habla de la amistad con Benjamin Franklin, de la importancia de los cafés, auténticos núcleos integradores de las “redes sociales” de la época: el café London, la Royal Society, el Club de los Honestos Liberales y su versión en Birmingham, la legendaria Sociedad Lunar, que conformaban una auténtica red del conocimiento y la innovación.

Priestley se presentaba como uno de los expertos más transparente de la época hasta el punto de que no sólo transmitía sus teorías contrastadas, sino también sus tentativas, cuestión que le detrajo el prestigio que sin duda merecía, pero que contribuyó a que ciertos avances se dieran más rápido.

Por su parte la opacidad existente en la transmisión de conocimientos entre los países era evitada mediante la interconexión de los liberales europeos y norteamericanos y la más sórdida y discreta práctica de un emergente espionaje industrial.

También vemos la importancia del correo en aquella época, en la mejora de este tipo de comunicaciones estuvo implicado Benjamin Franklin, que estudiando el motivo de las diferencias de tiempo entre la ida y la vuelta de los barcos desde América a Inglaterra describió por primera vez la Corriente del Golfo y produjo por primera vez unas cartas náuticas sobre su ubicación.

Es precisamente en ese flujo epistolar donde se descubre otro aspecto de la influencia de Priestley en la época. En la correspondencia entre Thomas Jefferson y John Adams aparece mencionado en cincuenta y dos ocasiones, muchísimas más de lo que se menciona a Franklin, a Washington o Alexander Hamilton. Afín a los republicanos de Jefferson mantuvo el respeto de éste pese a sus extravagancias, que rayaban en ocasiones con las de un iluminado.

Johnson, el autor, plantea en esta narración la necesidad de reconectar las distintas esferas de las ideas: el ámbito político, el filosófico, el científico y el religioso, perdido por una excesiva profesionalización de la política y la cada vez más excesiva tendencia del mundo religioso a su fundamentación en dogmas y cánones.

La invención del aire es en sí un elemento capital en este libro, que considera a Priestley un precursor de la llamada Ciencia de los Sistemas de la Tierra, en el que se inscriben disciplinas como la Ecología, la Química, la Meteorología y la Geología. Es a esto a lo que dedica los capítulos de mayor vuelo intelectual, donde resulta evidente la influencia de James Lovelock y Lynn Margulis; la Hipótesis de Gaia, denominada así por sugerencia del excelente escritor William Golding, está presente en este excelente libro que acude al siglo XVIII para elaborar un discurso avanzado y actual, que es un canto a la naturaleza y a la idea de la Libertad.


La Invención Del Aire

La Invención Del Aire
Autor: Steven Johnson
Editorial: Turner
Comprar

 

Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

José Antonio Redondo

José Antonio Redondo

José Antonio Redondo ha desarrollado su actividad profesional entre los ámbitos de Internet, la formación y la cultura. Es cofundador de Hotel Kafka. Ha trabajado más de 20 años en el campo del eLearning como consultor y directivo y lleva más de 25 liderando proyectos en el ámbito digital y escribiendo libros y manuales sobre estas materias y sobre management. Actualmente es director de estrategia digital e infraestructura web de IMF Business School; siendo también director de ambitocultural.es, la web de cultura de El Corte Inglés. Fue vocal desde su fundación de la Comisión de Innovación y Nuevas Tecnologías de CEIM (Confederación de Empresarial de Madrid - CEOE) y de la Comisión de eLearning de la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI). Es autor también de varios libros, artículos y manuales relacionados con la gestión de calidad en empresas de servicios, Internet y comercio electrónico. Tras estudiar Ciencias Químicas y Matemáticas en la UCM, se especializó en dirección de empresas y en gestión de producción y tecnología en la Universidad Politécnica de Madrid así como en todos los aspectos relacionados con Internet. Cursó Piano en la Escuela de Música Creativa y es Máster en Creación Literaria por la Escuela de Letras de Madrid.

Escribe tu comentario

Send this to a friend