Videoteca de eventos

Así fue “Grandes misterios de la arqueología”, con Nacho Ares

«El misterio es la esencia de la vida»

 

Poco hay de parecido entre aquellas películas de los años 80 de Indiana Jones y la esencia de la propia arqueología. Asegura Nacho Ares que, en el terreno, en el trabajo de campo, es mucho más bonita.

 

Muchos son los interrogantes que aún quedan en pie en varios enclaves del mundo. Nacho Ares, en una suerte de “cronovisor” de su propio programa en Ser Historia, nos hará viajar en este encuentro virtual a una mezcla apasionante de civilizaciones en la que ni los propios arqueólogos se ponen de acuerdo para desvelar ciertos misterios. Y lo hace acompañado de Jesús Callejo, investigador y escritor que acaba de publicar este interesante libro: Grandes misterios de la arqueología (La Esfera de los Libros).

 

Comienza la ruta: Asia, la gran desconocida. Una imagen área imponente cubre nuestra pantalla del ordenador, se trata del Templo de Angkor Wat, el templo hinduista más grande del gran asentamiento de Angkor. Es la joya de la Corona. Intenta plasmar una especie de cosmovisión, quiere reflejar en el suelo lo que hay en el cielo. ¡Axis Mundi! Y es que no hay nada hecho al azar. Entre Nacho y Jesús se van fascinando de la cantidad de detalles que se descubren en este complejo de 72 templos construído allá por el 1140. Sin duda un tesoro arqueológico repleto de elementos misterioros.

 

Siguen avanzando y se desplazan hasta la cultura de los olmecas en Mesoamérica, el actual México. La imagen que nos muestran ahora es la de unas cabezas gigantes de unos tres metros que representan uno de los grandes enigmas precolombinos no resuelto aún. El arte olmeca se manifiesta a través de aun gran dominio de la escultura y de la talla. Y es que resulta muy chocante ver estas cabezas colosales con esos aspectos negroides -de un peso promedio de 25 toneladas- cuyo halladas en el XIX y datadas entre el 1500-1000 a.C. Nos muestran también imágenes de esculturas muy insólitas, luchadores barbados, juguetes con ruedas (conocían la rueda, pero no la usaban, no les era útil en la jungla)… Los olmecas fueron realmente los primeros en muchísimas cosas: hicieron el juego de pelota (ya contaban con estas bolas de caucho). Igualmente, apunta Callejo, fueron los primeros en utilizar la brújula.

 

Pero más enigmático aún son las esferas de Costa Rica que nos ponen en pantalla. Lo sorprendente es la perfección que tienen y su pulimiento, nos dice Callejo. Se consideran únicas en el mundo por su número, tamaño y esa perfección. Denominadas como “bolas de los Indios” o “bolas celeste” y declaradas Patrimonio de la Humanidad, se calcula que pudieran ser del periodo comprendido entre el 400 y el 1400 a.C. Estos pueblos son realmente fascinantes por todos estos enigmas y teorías sin resolver.

 

Y no podemos despedirnos sin pasar por esa tierra de Egipto que todos esperamos. Nacho Ares nos habla del Serapeum de Saqqara, uno de los lugares que más sobrecoge de aquel país. Se trata de una necrópolis subterránea situada cerca de Menfis, donde se enterraron los famosos toros Apis. Lo más llamativo de estas galerías, no es sólo su carácter de laberinto, sino la magnitud de los enormes sarcófagos que guarda. ¡Sesenta toneladas más otros veinte de la tapa!

 

«Lo curioso de estos viajes es que cada vez tienes la sensación mayor de estar ante auténticos interrogantes que te llevan a querer buscar más y más…», asegura Nacho.

 

Jesús Callejo nos deja su mensaje de despedida igualmente: «cuanto más conozcamos de nuestro pasado, más disfrutaremos de nuestro presente». Aún nos queda mucho por recorrer.

Sobre el autor

Mila Valcárcel

Mila Valcárcel

Milagros Valcárcel es coordinadora de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao.

Escribe tu comentario

Send this to a friend