Columnas

Una nueva máquina del tiempo

Ámbito Cultural
Avatar
Escrito por Ángela Armero

Hoy he descubierto “el futuro”: he probado el sistema que previsiblemente sustituirá al DVD, (Digital Versatile Disc.), el HD Blu-Ray. En apariencia el lector se parece mucho a su predecesor: es un aparato rectangular que se alimenta de discos. Ésta es la enésima máquina que nos conecta con el futuro, que nos traslada a un mundo de imágenes y sonidos perfectos para vivir al máximo la experiencia audiovisual.

Esta tarde he estado buscando, como se buscan caracolas en la playa, películas en Blu-Ray para efectuar este salto al porvenir. La alta definición es algo fantástico, pero todo cambio de formato conlleva cierta tristeza.

En poco más de treinta años, hemos vivido el paso de los discos y los cassettes al cd, y de ahí al mp3 y demás soportes digitales. También la pasión por el VHS que hubo de reconvertirse en DVD. Los tesoros de ayer se convierten en la basura de hoy. A eso le llamamos progreso.

Los coleccionistas audiovisuales amamos tanto las películas que las vamos persiguiendo, de formato en formato, a lo largo de los años y de los sistemas de reproducción; nuestra fidelidad trasciende los soportes. No nos importa comprarnos las trilogías de Indiana Jones o El Padrino tres veces. La pasión que sentimos sobrevive al tiempo y al gasto económico: no queremos separarnos de nuestras obras favoritas, aquellas que nos han convertido en lo que somos, aquellas que nos han hecho amar el cine, que simplemente nos conmueven una y otra vez o que nos recuerdan aspectos íntimos de nosotros mismos.

En la naturaleza del coleccionismo existe una pulsión por aislar el pasado, por inmortalizar una primera emoción, un momento especial, un recuerdo de una persona o de una época. Por si fuera poco, el cine es el arte de revivir el pasado. En el cine, los muertos hablan, se miran a los ojos, se enamoran, bailan y se besan.

Por eso, cuando esta tarde estaba buscando “Desayuno con Diamantes” en Blu-Ray, me preguntaba si el nuevo formato me permitiría percibir un suspiro de Holly Golightly que hubiera pasado desapercibido en VHS y DVD, o descubrir alguna calidad desconocida en los trajes de Ginvenchy que ella vestía con tanta elegancia.

Así que supongo que después de todo se puede saltar al futuro y al pasado al mismo tiempo. Quizá los nuevos soportes sean la pasarela perfecta para instalarnos en nuestro lugar favorito: en el corazón mismo de las películas que más nos gustan.


Valora la calidad de este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Sobre el autor

Avatar

Ángela Armero

Escribe tu comentario

Send this to a friend