Videoteca de eventos

Así fue “La Princesa de Éboli”, con Nacho Ares

Una mirada en torno a sus enigmas

«Todos sabéis que soy más un “egiptoloco” que un egiptólogo y esa mirada esquiva lanzada al mundo del misterio, el enigma del porqué de su encarcelamiento… todo me ha llevado a adentrarme en su figura». Así comienza Nacho Ares este encuentro virtual dedicado a la historia y en particular a la figura de la princesa de Éboli.

La familia Mendoza nace en el País Vasco, una de las familias más importantes de España junto con los Alba. Dos de los nombres más insignes de este linaje serán Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana y el cardenal Mendoza, bisabuelo de la Princesa de Éboli. En 1540 nace Ana de Mendoza y de la Cerda, futura princesa de Éboli. Hay muy poca información y muchas contradicciones. En su partida de bautismo figura como Juana de Silva.

Ares  comienza el viaje por la geografía de España y empieza a recrearnos visualmente su charla. La sede de la Corte itinerante de los Austrias en Valladolid. Siendo hija única, Ana de Mendoza recorrería junto a sus padres todos estos lugares por los que la Corte pasaría:  Zaragoza, Alcalá de Henares, Toledo… un enclave importante fue Simancas, allí sus padres se separaron y allí se queda Catalina de Silva junto a la princesa.

La figura más importante de su vida fue su esposo, Ruy Gómez de Silva, secretario de Felipe II. El Rey le compensó sus trabajos en la Corte buscándole matrimonio en la familia Mendoza. Y así, en 1553 se firma el contrato de boda. Durante el período de su matrimonio la vida de Ana fue estable y no se le conocen andanzas ni problemas. Es en esta época cuando tuvo auténtico vínculo con la Casa Real, se convirtió en íntima de Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II. También Santa Teresa de Jesús formó parte de su círculo de amistades –aunque duró poco tiempo–.

El recorrido por los personajes que más marcaron la vida de la Princesa no podía esquivar a Antonio Pérez, alumno de su esposo. La muerte de Gómez da Silva supone un antes y un después en la vida de la Princesa.  Comenzó una etapa de su vida caracterizada por la intriga y el escándalo, fruto de su personalidad caprichosa y voluble y de las supuestas relaciones amorosas (no han sido aceptadas por todos los historiadores) con el propio monarca y con el mismo Antonio Pérez. Parece probable que la princesa de Éboli y Antonio Pérez mantuvieran negociaciones secretas con los rebeldes flamencos y portugueses, hecho del que habría tenido conocimiento Juan de Escobedo; para evitar que Escobedo revelase el secreto se le acusó de una grave conspiración política pretendidamente urdida con Juan de Austria. El 31 de marzo de 1578, Escobedo fue asesinado por orden de Antonio Pérez, seguramente con el consentimiento real.

La princesa de Éboli aprovechó la influencia de Pérez y su conocimiento de los secretos de Estado para satisfacer sus ambiciones políticas y sus necesidades económicas. Al tener conocimiento de estas intrigas y al percatarse de que había sido engañado en el asunto de Escobedo, el monarca se vio en la necesidad de ordenar, el 18 de julio de 1579, el encarcelamiento de la princesa de Éboli y de Antonio Pérez.

Nacho Ares nos recrea toda esta suerte de viaje biográfico repleto de interesantes datos junto a retratos de la Princesa y demás documentos. En este punto, la pregunta de nuestro público virtual es bastante unánime: ¿cuál fue el motivo del famoso parche? Nuestro historiador nos aporta la hipótesis del doctor Gregorio Marañón, quien se inclina por una enfermedad degenerativa del ojo derecho.

Son muchas las cuestiones que se quedan en el aire testimonial de este embrollado enigma que no escatima en oscuros secretos. Nacho Ares se despide de este personaje  dejándonos varias recomendaciones. Dos películas: La princesa de Éboli, de Terence YoungLa conjura de El Escorial, de Antonio del Real. Y dos libros: La princesa de Éboli, de Almudena de Arteaga y Esa dama, de Kate O´Brien.

Sobre el autor

Mila Valcárcel

Mila Valcárcel

Milagros Valcárcel es coordinadora de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao.

Escribe tu comentario

Send this to a friend